domingo 17 de febrero de 2019 - Edición Nº3169

Gremiales | 5 feb 2019

CONFLICTO DOCENTE

Semana clave en la paritaria universitaria: sin cláusula de revisión, no inician las clases

Los gremios aseguran que si este mes no se termina de cerrar la paritaria 2018, habrá problemas para el comienzo de clases de este año. En enero se otorgó de manera unilateral un 5 por ciento. Para este tramo reclaman un piso del 10 por ciento. “La pelota está del lado del Ministerio”, afirma la dirigencia.


Por:
Por Diego Lanese

Esta semana, el Ministerio de Educación de la Nación deberá convocar a los gremios que representan a los docentes universitarios para intentar cerrar la paritaria del 2018. En enero pasado se entregó de manera unilateral un 5 por ciento en el marco de la cláusula de revisión, que se acordó en agosto, pero los sindicatos aseguran que ese porcentaje no alcanza para recuperar lo perdido de septiembre a diciembre últimos, por lo que piden que este mes la recuperación salarial tenga un piso del 10 por ciento. Si no hay acuerdo, amenazaron con no iniciar las clases normalmente.

 

El año pasado, el conflicto en la educación superior generó varios paros, y los sindicatos del sector marcharon en unidad reclamando, además de mejoras salariales, más presupuesto para las casas de estudio. Anticipan un año “muy conflictivo” y recuerdan que hasta el momento los funcionarios del oficialismo no dieron respuesta a todos sus reclamos.

 

Sin fecha para la reunión de febrero, los principales sindicatos de los docentes universitarios le meten presión a la cartera educativa, que hasta el momento no confirmó la fecha del encuentro. Desde el mayoritario Conadu tuvieron la semana pasada un plenario de delegados, donde aprobaron que, sin acuerdo sobre el reclamo de recuperación salarial, no empezarán las clases.

 

Según le explicaron a Política del Sur fuentes del gremio, la paritaria de 2018 se desdobló en tres tramos: un acuerdo del 25 por ciento firmado desde marzo hasta agosto, con el compromiso de revisar el impactado de la inflación en diciembre, para completar el período desde septiembre hasta fin de año. “De ese tramo, se nos otorgó un 5 por ciento en enero, y ahora falta que se complete en febrero esa suma, que debe ser de mínima un 10 por ciento”, dijo uno de los dirigentes consultados. Además, en marzo de 2019 se deberá revisar, con los índices oficiales de inflación, lo sucedido en enero y febrero de este año.

 

En tanto, desde la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun) sostuvieron que “la pelota está del lado del Ministerio de Educación”. “Vamos a pedir un 10 por ciento para empezar a recuperar lo perdido. Vamos a la reunión con optimismo, pero también convencidos de que no podemos permitir que los docentes sigan perdiendo poder adquisitivo”, le manifestó a Política del Sur Daniel Ricci, titular del gremio.

 

Pensando en la negociación de la paritaria del 2019, Ricci apuntó a un acuerdo que sea revisado casi mensualmente. “Si vemos los aumentos de luz y agua, de transporte público, de tarifas, la verdad que se hace muy difícil que pueda cerrarse un acuerdo para todo el año; lo ideal es una suma inicial y después ir recibiendo aumento de acuerdo a la inflación”, sostuvo el dirigente, alentando esta especie de “paritaria permanente” que fomentan muchos gremios.

 

El año pasado, la Conadu Histórica fue la única entidad sindical que no firmó la paritaria, y mantiene una dura crítica a los gremios que sí acordaron. Ahora, su postura es que para enero se debe dar un aumento del 20 por ciento, ya que con los descuentos y las sumas en negro la suba lograda el año pasado no supera el 25 por ciento real.

 

“De mantenerse esta situación, peligra el normal inicio de las actividades académicas en el presente año. Ratificamos el reclamo de incremento salarial inmediato que compense el desfasaje inflacionario y el pasaje al básico de las sumas fijas impuestas. Ratificamos la convocatoria al conjunto de la docencia universitaria a discutir y coordinar un plan de lucha nacional en defensa de nuestros salarios, derechos laborales y de la universidad pública”, sostuvo el gremio.

 

La caída del salario real de los docentes universitarios en 2018 fue parte de las generales de la ley, en un año que será recordaron como el de mayor caída desde el 2001. Según un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, en comparación con el cuarto trimestre de 2017, las pérdidas en el último tramo del año pasado “son de entre el 10 y el 17 por ciento, siendo los sectores más afectados la industria de la alimentación y la administración pública nacional, con caídas interanuales del 17 por ciento”.

 

“En todos los casos, de no mediar una reapertura generalizada de las negociaciones salariales, el retroceso de los ingresos de los trabajadores y las trabajadoras durante el 2018 será el más importante desde la crisis de 2002”, concluye el informe del Observatorio. Por el momento, eso no está ocurriendo, por lo que la caía se mantiene como la peor en casi dos décadas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS