domingo 17 de febrero de 2019 - Edición Nº3169

Gremiales | 31 ene 2019

Análisis

Los gremios se meten en la interna peronista y potencian su enfrentamiento

Cada espacio sindical estrecha lazos con precandidatos y sectores del PJ, pensando en ser parte de la carrera electoral. Barrionuevo postuló a Lavagna sin mucho éxito. Un sector de la conducción de la CGT pide a Massa, pero de gobernador. El moyanismo sigue pensando en Cristina. El MASA por el momento no definió su postura, y pide antes la unidad del movimiento obrero.


Por:
Por Diego Lanese

“Los gremios son de Perón”, afirma una bandera, que por muchos años pudo verse en la sede de Azopardo de la CGT. La relación del movimiento obrero y el ex presidente y líder del justicialismo es tan profunda como conocida, y más allá de las crisis que a lo largo de la historia sufrió el peronismo, hoy se mantiene casi inalterable. La presidencia de Mauricio Macri generó un efecto paradójico entre los sindicatos: en estos tres años se fracturó de manera notable el mosaico gremial, pero su gran mayoría no se alinea con el oficialismo. Con este panorama, que es casi un espejo del PJ, la dirigencia ya trabaja pensando en sumarse a las propuestas electorales para derrotar a Cambiemos, que tuvo una política laboral a todas luces perjudicial contra el mundo del trabajo.

 

Los grandes espacios del movimiento obrero, fuera y dentro de la CGT, se reúnen y analizan propuestas para sumarse a la disputa contra Macri. Hoy, existe un puñado de precandidatos en el peronismo, que van desde los integrantes del llamado Peronismo Federal, del Frente Renovador, unidad Ciudadana y otros grupos menores. Para los gremios, como para la dirigencia política, la unidad es fundamental, pero por el momento en ambos sectores parece muy lejana.

 

En la fracturada CGT las piezas se mueven de manera cautelosa, La autopostulación de Roberto Lavagna por parte de Luis Barrionuevo entusiasmó poco. Según pudo saber Política del Sur, en su tradicional asado marplatense el gastronómico no pudo entusiasmar a los pocos asistentes, que no ven al ex ministro de Economía como potencial adversario del oficialismo. Incluso en la sobre mesa, algunos deslizaron la posibilidad que Sergio Massa sea candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires, en una hipotética lista de unidad del  peronismo. En la mesa estaban buena parte del Frente Renovador sindical, un sector de las 62 Organizaciones Peronistas y el integrante del triunvirato Carlos Acuña. El giro de Barrionuevo respecto a Lavagna marca otro golpe al massismo, que ya sufrió la sangría de varios dirigentes encabezados por Felipe Solá.

 

En este sector, conocido como los dialoguistas, otro de los integrantes del triunvirato busca apoyos en un aliado del kirchnerismo. Se trata de Héctor Daer, el otro integrante del malogrado triunvirato, que hace unos días se reunió el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, quien por el momento se mantiene en Unidad Ciudadana. Como contó Política del Sur, la cumbre fue promovida por el concejal Sergio Oyhamburú, quien luego aseguró que el gremio “sería incapaz de presionar” sobre la decisión de elegir candidato a gobernador, pero que “a partir de la unidad no hay que descartar nada”, incluyendo al jefe comunal como hombre de unidad.

 

Oyhamburú destacó que “el movimiento obrero ha dado el primer paso articulador en rol de la unidad” y cuestionó que a los sectores políticos “todavía les está costando”.

 

De la vereda de enfrente,  el moyanismo sigue tendiendo puentes con los espacios cercanos Cristina Fernández de Kirchner,  y en ese camino suma a los integrantes del Frente Sindical para el Modelo Nacional, la CTA de Hugo Yasky y la de Pablo Micheli, esta última diezmada por su fractura interna. Pablo Moyano ya tuvo varios encuentros con la ex presidenta, y sus operadores hablan más que de acuerdo de “agenda compartida”. Ambos comparten críticas a la CGT y el gobierno de Macri, y trabajan para lograr una unidad.

 

 

 

Sin definición

 

Los dos espacios mayoritarios de la CGT tienen más o menos definido su rumbo, los dialoguistas cerca del Peronismo Federal y los más combativos aproximados a Unidad Ciudadana. El resto de los grupos, sigue navegando en la indefinición, y en este febrero que comienza deberán tener alguna idea si quieren ser un actor de paso en las elecciones que viene. “Hay que superar la grieta y la polarización entre el macrismo y el kirchnerismo”, dijo en declaraciones periodísticas el titular de la UTA Roberto Fernández. El dirigente, que suele tener posturas variadas dentro del gremialismo, optó por un tímido apoyo a Lavagna, pero pidió terminar con esta disputa. La mayoría de los grupos que no se definen opinan lo mismo, y esperan que la propia disputa se vaya cerrando para sumarse, con la lógica peronista de “el que gana conduce y el que pierde acompaña”.

 

De estos grupos, uno de los más importantes es el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que lideran Sergio Sasia (ferroviarios) y Omar Viviani (taxistas). Por fuera de la estructura de la CGT, vienen reclamando un plan programático que una primero a los sindicatos, para luego pensar en el peronismo. “Estar divididos no suma a la construcción de una alternativa válida que pueda ser gobierno en el próximo mandato”, le dijo a Política del Sur Sasia. En este sentido, si bien están realizando reuniones con distintos referentes del PJ (en septiembre del año pasado recibieron al gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey), por el momento no tienen un candidato. “El principal desafío que tiene el movimiento obrero es hacer una unidad real propia, y luego fijarse los candidatos del peronismo”, aseguró.

Para este espacio, primero hay que construir esta unidad para defender los intereses de los trabajadores, “que permite tener en el futuro una CGT unida y fuerte”. “Después estaríamos contribuyendo mucho más a la unidad del peronismo, pero lamentablemente está muy fragmentado el movimiento obrero y eso no le hace bien a nadie”, analizó Sasia.

 

En tanto, los gremios marítimos tuvieron una primera aproximación con Migiuel Ángel Pichtto, el senador que se lanzó como precandidato por el Peronismo Federal, y hoy parece más factible como compañero de fórmula que para competir en una PASO. La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra) se mostró cercano al legislador –clave para la aprobación de la ley de Marina Mercante que tanto reclamó el sector, pero adelantaron que se reunirán con otros precandidatos.

 

Por fuera de la CGT, tampoco hay muchas definiciones. En la fracción Perón de la CTA están metidos en su pelea con Micheli para quedarse con el sello de la central obrera, y se distanciaron tanto de la CGT como de los sectores combativos, al punto que no participan de las actividades contra el tarifazo que se realizan los jueves. Este espacio acompañó en los últimos años las aventuras electorales de Víctor de Gennaro y su Unidad Popular, pero sin mucho éxito. Además de no lograr superar las PASO, la construcción fue uno de los motivos de la fractura con el sector de Micheli. Difícil este año se sumen a una propuesta peronista. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS