domingo 17 de febrero de 2019 - Edición Nº3169

Avellaneda | 31 ene 2019

Mirando a octubre

Cambiemos vuelve a jugar sus fichas a Gladys González para desbancar a Ferraresi

Los integrantes locales de la alianza que gobierna la nación y la provincia confían en que la Senadora nacional es la mejor candidata para vencer al Intendente kirchnerista. Como contraparte, se instalan las dudas sobre el conductor Luís Otero y si se gana o se pierde con la salida del ex jefe comunal Baldomero “Cacho” Álvarez.


Por:
Por Federico Pokorowski.

En sus tres años de gobierno, el presidente Mauricio Macri le confió a Gladys González una candidatura a la senaduría nacional, la intervención del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y la presidencia del Acumar. Y si bien en julio de 2017, en plena campaña para obtener su escaño en la Cámara alta, ponía en duda si volvería a buscar la intendencia de Avellaneda, la oriunda de Bolivar es número puesto para intentar conquistar el territorio que comanda el kirchnerista Jorge Ferraresi.

 

Avellaneda se encuentra rodeada por tres jurisdicciones gobernadas por Cambiemos: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lanús y Quilmes. Entre esos municipios amarillos, aparece una gestión kirchnerista, con un intendente que a diferencia de otros de sus pares peronistas, mantiene una relación tensa con la administración de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

 

“Avellaneda no está discriminada ni nada. Ellos tienen una postura confrontativa”, se quejó una voz del macrismo local en off the record, mientras que otra lamentó que “se podría estar trabajando más en línea con la Provincia y la Nación”. Todo esto hace que el suelo avellanedense sea un objetivo prioritario en el plan de conquista de Cambiemos para la Tercera Sección Electoral bonaerense, territorio en el que se acumula la mayor cantidad de voto peronista.

 

“Los que le piden a Gladys que baje a Avellaneda y sea candidata son Macri y (la gobernadora bonaerense, María Eugenia) Vidal”, afirmó una fuente de Cambiemos del municipio a Política del Sur.

 

Las tres fuentes consultadas por Política del Sur coinciden en que la Senadora nacional es una figura instalada, con dos campañas electorales a cuestas. “Gladys tiene el consenso mayoritario de todos los sectores de Cambiemos en Avellaneda”, afirmó uno de los consultados. Ese aval tiene como principal partido, el PRO. Si bien esto último parece una obviedad, la conducción de González en su momento estuvo cuestionada por el concejal Daniel García, que integró la lista macrista en 2015, pero que luego emigró al espacio del gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saa.

 

Por el lado del principal socio del PRO en el frente Cambiemos, la Unión Cívica Radical, reconocen a la Senadora como la principal lanzada. La nueva conducción del Comité Avellaneda, en manos de Fernando Landaburu, garantiza la presencia de un dirigente con buen diálogo a los otros espacios de la alianza.

 

Si bien los dos principales sectores del partido centenario  que disputaron los comicios internos afirmaban su pertenencia a la alianza gobernante en Nación y Provincia, la conducción anterior, que se referenciaba en el histórico Juan Manuel Casella, había quedado disconforme en los cierres de listas de 2017.

 

En ese momento, con González como candidata a senadora, Cambiemos necesitaba un nombre llamativo para encabezar la lista de Avellaneda y apareció el de Luis Otero. Si bien el conductor del Grupo Clarín se desempeña como Asesor Institucional del ISER, es afiliado al radicalismo local. A fin del año pasado, había reaparecido participando de un brindis de fin de año de la UCR.

 

Política del Sur consultó a distintas fuentes de Cambiemos sobre Otero y el posicionamiento de la figura del conductor televisivo les resulta desconcertante. “En la práctica no tuvimos ninguna reunión o nada”, indicó una voz. “Tiene una presencia dentro del radicalismo y una exposición hacia afuera. Hoy por hoy, no veo que esté trabajando en los consensos dentro del frente”, añadió otro de los consultados.

 

Una tercera voz de Cambiemos fue más terminante: “Otero no termina de definir. Nunca vi un candidato que quiera ir pero no quiera decirlo públicamente”.

 

Más allá de la buena sintonía con el radicalismo, el macrismo de Avellaneda perdió a un nombre de peso en el distrito, el ex intendente Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera. El que fuera mentor de Ferraresi se había alineado a la pata peronista de Cambiemos, el partido Fe, que conducía el fallecido Gerónimo “Momo” Venegas, titular de Uatre.

 

Hoy, Álvarez de Olivera se enlistó en las filas del peronismo federal que comandan, entre otros, el senador nacional Miguel Ángel Pichetto y ya hizo públicas el año pasado sus intenciones de ser candidato a intendente, buscando su quinto mandato.

 

“Se venía haciendo un trabajo muy bueno con ‘Cacho’. Él tiene representatividad en algunos sectores que nos cuesta más ingresar”, reconoció alguien en Cambiemos, desde donde  no dejaron de soslayar la “experiencia”, “el dirigente político que es y la estructura con la que cuenta”.  En ese sentido, consideran que el caudillo de Avellaneda “se sentía mucho mejor en el peronismo”.

 

Otros minimizan la salida de Álvarez de Olivera, asegurando que no hará mella en la performance de los representantes locales del oficialismo nacional y provincial. “El voto de Cambiemos va a tener un componente de peronismo que no lo va a perder. ‘Cacho’ le va a salir a disputar el electorado peronista en los barrios a Ferraresi”, vaticinaron.

 

Desde Cambiemos se entusiasman conque su el discurso “muy kirchnerista” del Intendente no es “acorde al electorado de Avellaneda”, mientras que la Gobernadora “mide bien”. Sin embargo no dejaron de reconocer que Ferraresi, que gobierna desde 2009, tiene una buena imagen” en la comuna. Revertir ese panorama difícil para el macrismo local, parecería ser la tarea que González tendrá a su cargo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS