domingo 18 de agosto de 2019 - Edición Nº3351

Banfield | 15 ene 2019

Uno que se fue, otro que interesa, y llegó el primero

Confirmada la baja de Cvitanich, en Banfield interesa el mediocampista de River Nicolás de la Cruz y se sumó el colombiano Reinaldo Lenis, de último paso por Atlético Nacional de Medellín. Tras la partida del ídolo, el equipo de Hernán Crespo comienza a moverse en el mercado de pases.


El fútbol tiene estas cosas. El dinero termina siendo un factor determinante para todos, jugadores y dirigentes. Al delantero Darío Cvitanich se le debe mucho dinero, se le negó la posibilidad de ir a River y ahora, con una deuda millonaria detrás de él, pega el portazo y se va a Racing Club, que le pagará un buen salario. Los dirigentes del Taladro no pusieron reparos, tenían la palabra de liberarlo en caso de una buena oferta y, además, se sacan de encima un contrato alto y una deuda millonaria. Otro gran ídolo que se va por la puerta de atrás generando polémicas y contradicciones.

Cvitanich manifestó siempre que su deseo era retirarse en el club, pero no de manera gratuita. El fútbol es un trabajo, y él, a pesar de haber tenido una vasta y exitosa trayectoria, no se siente representado por la forma de manejarse de esta dirigencia, la cual le debe mucho dinero. Lo mismo pasó con Walter Erviti, a quien se le debía plata y se forzó su salida. Bettini, ahora en Rosario Central, se fue y tuvo que resignar su deuda. Pasó con Noguera, Cazares, y la lista es extensa. De esta manera, Cvitanich se convirtió en nuevo jugador de la Academia.

El futbolista, de 34 años, se despidió el viernes del plantel dirigido por Hernán Crespo y ahora se realizará los estudios médicos para firmar un nuevo contrato en Racing por 18 meses con opción a renovarlo hasta diciembre de 2020 si el equipo se mantiene esa temporada en competencias internacionales.

La foto que se sacó este sábado junto al presidente del club de Avellaneda, Víctor Blanco, y al manager Diego Milito oficializó su contratación por 18 meses (lo puede extender por seis meses más), pero también cerró su historia con el Taladro, su primer amor, al cual había vuelto para retirarse de la actividad profesional.

“Vivo todo esto como un duelo por lo que representaron todos estos años”, confesó luego de hacerse la revisación médica para incorporarse a la Academia el delantero, que regresó al club en febrero de 2017 y tuvo un alto rendimiento desde el primer partido, transformándose en el líder indiscutido del equipo. “No estoy contento, pero sé que estoy haciendo lo correcto”, remarcó Cvita, que jugó 55 partidos en estos dos años y convirtió 25 goles, con una efectividad del 45,4 por ciento.

“Siento que les saco un problema de encima, que era una carga”, recalcó el goleador, que había renovado su vínculo hasta 2020 a principio de mayo. Pero debido a que había inconvenientes con su salario (se habla de una importante deuda que el club no podía liquidar), decidió marcharse. “Fue una decisión racional tomada y meditada mucho. Estoy convencido que era lo mejor. Antes de terminar de otra manera, prefiero dar un paso al costado. No quería irme con un juicio. Me voy tranquilo y agradecido”, explicó.

En este final de novela, el club también dio su versión, y lo hizo mediante un comunicado de prensa. “Hicimos lo imposible para que Darío continúe con nosotros, más allá de que su contrato iba a ser muy oneroso para la economía de nuestro club en el presente año. Eso, sumado a que no se obtuvieron los logros deportivos esperados en la segunda parte de 2018, que nos privaron de varios ingresos importantes de dinero, como así también sin haber vendido jugador alguno en el presente mercado de pases que aún no terminó”, reza el comunicado.

Por otra parte, Hernán Crespo ya les notificó a los dirigentes la urgencia por un delantero. Marcelo Torres, con poco rodaje desde que se sumó esta temporada, y Julián Carranza, son los jugadores con los que el flamante técnico cuenta en el plantel adelante, más otros juveniles, como Agustín Fontana y Agustín Urzi, mientras que Michael López se fue a préstamo a Defensores de Belgrano.

¿A quién tiene en la mira Crespo? A Nicolás de la Cruz, el uruguayo de River, aunque las características del hermano de Carlos Sánchez (por parte de madre) no son compatibles con las de Cvitanich. Contactos oficiales no hubo entre clubes, aunque, de llegar un pedido a las oficinas de la institución de Núñez, no verían con malos ojos desprenderse del jugador.

River necesita liberar un cupo de extranjeros (son seis permitidos, pero sólo cinco pueden firmar planilla por partido). Además de De la Cruz, tiene a los paraguayos Jorge Moreira y los colombianos Juanfer Quintero y Rafael Borré. Los charrúas Rodrigo Mora, que se retiró, y Camilo Mayada, tienen doble ciudadanía. Sin embargo, están cerca de ser refuerzos el chileno Paulo Díaz y siguen las conversaciones por el cafetero Luis Díaz.

De la Cruz llegó a River en agosto de 2017 y firmó por cuatro años. Sin embargo, las buenas actuaciones del montevideano ex Liverpool de Uruguay y los seleccionados juveniles de la Celeste no colmaron las expectativas del entrenador Marcelo Gallardo.

De concretarse su llegada a Banfield, Hernán Crespo contaría con un volante de creación de buena movilidad y gran pegada. Después habrá que ver qué esquema táctico utilizará y cómo parará a sus jugadores dentro del campo de juego. Pero para suplir la baja del goleador, tendrá que depositar la confianza en otro.

Luego de atravesar algunas horas difíciles, el mundo Banfield inició la semana con una noticia positiva: tiene su primer refuerzo para 2019. Reinaldo Lenis, media punta que también puede jugar como extremo por derecha, se sumó al equipo en el entrenamiento de la mañana. El futbolista de 26 años llega procedente de Atlético Nacional de Colombia y surgió de las divisiones inferiores de Argentinos Juniors. Luego tuvo un paso por Sport Recife de Brasil.

El futbolista había estado en negociaciones con Newell’s en este mercado de pases, pero los rosarinos no se decidieron y apareció Banfield con una oferta concreta para contratarlo. Con el pase en su poder, Lenis firmó contrato por 18 meses a préstamo y ya participó del entrenamiento bajo las órdenes de Crespo.

La noticia llega como un alivio en medio del aluvión que generó la salida del capitán, Darío Cvitanich. Y habría más: la dirigencia está en la búsqueda de un marcador central zurdo y un delantero de área. Si bien la situación económica no permite grandes erogaciones de dinero, si apareciera un candidato que se acomode a las condiciones del club, el Taladro lo sumaría.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS