miércoles 16 de enero de 2019 - Edición Nº3137

Gremiales | 10 ene 2019

CONFLICTO DOCENTE

Por el cierre de escuelas nocturnas, gremios docentes porteños amenazan con no empezar las clases

Los principales sindicatos afirman que si el Gobierno no da marcha atrás con la resolución que cierra 14 escuelas comerciales, no iniciará el ciclo lectivo 2019. Se formó una comisión en la Defensoría del Pueblo para analizar la situación. Desde el Ministerio de Educación dicen que no habrá cierre de establecimientos y que se trata de una reforma de los planes de estudio.


Por:
Por Diego Lanese

Desde diciembre del año pasado, los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires están en pie de guerra contra una medida del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que reforma la enseñanza nocturna cerrando 14 escuelas comerciales. La iniciativa, tomada por el Ministerio de Educación a través de la resolución 4055, es defendida por las autoridades, que aseguran que se necesita un cambio en el sistema porque existe un alto grado de deserción en el sector. Pero el conjunto de los gremios y otras organizaciones, que crearon una multisectorial contra la medida, afirman que se trata del cierre de colegios y del posible despido de docentes.

 

La semana pasada hubo una audiencia de mediación en la Defensoría del Pueblo, donde se acordó crear una comisión que analice el impacto de la iniciativa. Pese a que el gobierno porteño habló de un “principio de acuerdo”, la dirigencia alertó que sin la derogación, el conflicto “sigue latente”. Además, los dos gremios más representativos aseguraron que si no hay una respuesta, no iniciarán el ciclo lectivo 2019.

 

Luego de la cumbre realizada el viernes pasado, funcionarios del Ministerio de Educación y los gremios docentes acordaron crear una comisión bajo la mediación del Defensor del Pueblo. En la reunión, la ministra Soledad Acuña negó que haya cierre de colegios a partir de la resolución y remarcó que se trata de una reforma de los programas. En ese sentido, en el acta que formó la comisión, la titular de la cartera sanitaria se comprometió a “garantizar la continuidad laboral de todos los docentes”, y se consensua con los sindicatos la discusión de “la implementación de la oferta educativa y de los planes de estudio”. Además, los funcionarios ratificaron que la resolución 4055 “no contempla el cierre de establecimientos, sino la transformación de los planes de estudio y nuevas modalidades educativas”.

 

Pero los gremios dicen que el conflicto sigue latente porque no se pone fin a la polémica resolución. Incluso, los mayoritarios UTE y Ademys adelantaron que, si se mantiene la iniciativa, no comenzarán las clases este año. “Mientras que no se derogue la resolución, seguirá vigente el no inicio del clases para este año. No vamos a avanzar si no hay marcha atrás con esta propuesta”, sostuvo Jorge Adaro, titular de Ademys.

 

En diálogo con Política del Sur, el dirigente analizó que “el punto de conflicto es una resolución del Ministerio de Educación que indica el cierre de las escuelas comerciales. En la mediación de la Defensoría de Pueblo dice que garantiza que no haya despidos, pero no da marcha atrás con la resolución, por eso nosotros planteamos que para que se resuelva el conflicto hay que derogar esa iniciativa, que hoy está vigente”.

 

Por su parte, UTE resolvió “continuar con el plan de lucha con medidas de acción directa contra el cierre de escuelas y cursos que pretende implementar el Gobierno de la Ciudad a través de la resolución 4055”. “Durante los meses de enero y febrero se instalarán mesas en la puerta de las escuelas alcanzadas por la Resolución 4055 y se promoverá la inscripción de estudiantes en todos los establecimientos afectados por la medida. Los listados serán presentados al Gobierno de la Ciudad para exigir a la gestión porteña que cumpla con la Ley y la Constitución y garantice el ingreso a la educación estatal de las y los estudiantes de entre 15 y 18 años que no cuentan con ninguna otra oferta educativa”, sostuvo la entidad que lidera Eduardo López mediante un comunicado de prensa.

 

La reforma que plantea el Ministerio de Educación porteño apunta a reducir la educación nocturna, que hoy tiene un programa de cuatro años. Bajo el argumento de mejorar su contenido, se pasará a un plan de dos o tres años, a definir. Acuña dijo que uno de los puntos que buscan atacar es el bajo porcentaje de egresados, que no supera el 30 por ciento. “Esta reducción implica, guste o no guste, despidos, además de precarizar la propuesta educativa, porque una cosa es estudiar cuatro años y otra es dos o tres”, sostuvo Adaro.  

 

En cuanto a la comisión formada por las partes, se convocaría a un encuentro la semana próxima para intentar acercar las partes. “Nosotros insistimos que iremos cada vez que nos convoquen, pero vamos casi a una situación de punto muerto si no hay una modificación de la postura del Gobierno”, adelantó Adaro.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS