lunes 25 de marzo de 2019 - Edición Nº3205

Gremiales | 9 ene 2019

DOSCIENTOS TRABAJADORES AFECTADOS

Siguen los despidos en el Conurbano: cierra multinacional china en Valentín Alsina

La firma Cofco de Lanús dejó en la calle a 195 personas. Se dictó la conciliación obligatoria, pero las puertas del lugar siguen cerradas, sin que el personal pueda ingresar. La empresa de origen chino asegura que la caída de la demanda interna es el principal problema. El gremio de aceiteros se queja del rol del Ministerio de Trabajo provincial.


La planta aceitera Cofco comenzó a funcionar en Valentín Alsina en 2014, a partir de la compra de la multinacional china de la firma Nidera. La fábrica ubicada en el partido de Lanús es parte de las inversiones de la firma, que tiene ubicaciones en la provincia de Buenos Aires (Junín) y Santa Fe (Timbués y Puerto General San Martín). Pese al anuncio de inversiones millonarias, la firma acaba de cerrar la planta del sur del Gran Buenos Aires, dejando a casi 200 trabajadores en la calle.

 

En el lugar se realizaba refinación de aceite, y según la empresa, se vio afectada por “la baja de la demanda local”, lo que la obligó a cerrar sus puertas. Luego de una audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial, se dictó la conciliación obligatoria, pero los empleados cesanteados no pueden ingresar a sus puestos de trabajo, por lo que el gremio aceitero criticó la medida tomada por el gobierno de María Eugenia Vidal. Con este nuevo conflicto, continúan los despidos en la región, que sufre especialmente la caída de la actividad y la destrucción de puestos laborales.

 

Cofco llegó al país luego de comprar Nidera y en la empresa Noble, y es en la actualidad el principal procesador y comercializador de alimentos de China. El cierre de la planta de Valentín Alsina se explicó ante el panorama de recesión. “La industria de refinación de aceites se ha visto afectada por una importante baja en la demanda local y creciente capacidad ociosa”, aseguró la firma, mediante un comunicado.

 

Según sus directivos, “se han explorado todas las alternativas posibles, pero se ha concluido que la continuidad de la actividad no es posible”. “Cofco International Argentina dejará de participar en el negocio de aceites refinados y focalizará inversiones en originación, procesamiento de semillas oleaginosas y la exportación de cereales y productos derivados de la molienda de soja y girasol”, indicó el comunicado que la empresa difundió días atrás”, agregaron las autoridades.

 

El cierre deja a en la calle a 195 personas. Luego del anuncio, se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial, donde se dictó la conciliación obligatoria. Pero desde el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Capital Federal y Gran Buenos Aires criticaron la iniciativa, ya que no se retrotrae el conflicto a foja cero, es decir, antes de los despidos, y la firma mantiene su postura de no dejar entrar al personal a las instalaciones.

 

“El gobierno de María Eugenia Vidal habilita, en el mismo texto de la medida, que Cofco impida el reingreso de los trabajadores a la planta. De esta manera, el gobierno de Cambiemos reformuló la conciliación obligatoria. Ahora, al negar el acceso de los trabajadores, la parte empresaria ni siquiera se expone a una multa por incumplimiento. La cartera laboral autoriza la arbitrariedad empresarial”, denunció el gremio mediante un comunicado.

 

Desde el sindicato remarcaron que hasta el momento los trabajadores “no recibieron  ningún telegrama. Toda la comunicación ha sido informal, en otra muestra más de la arbitrariedad con la que se maneja la empresa”.

 

“En la audiencia los representantes de Cofco aseguraron que la planta de Valentín Alsina arrastra presuntos problemas económicos sin aportar ningún balance, u otra prueba, que lo sustente. Pero, inmediatamente después, afirmaron que el grupo Cofco International está en crecimiento y reconocieron superganancias. Como si fuera poco, los representantes patronales dijeron alegremente que Cofco generará nuevos puestos de trabajo -sin molestarse en decir cuáles, cuándo o dónde- al mismo tiempo que deja en la calle a 200 personas”, se quejaron.  

 

El conflicto de Cofco se suma a otros varios que se viven en el Conurbano bonaerense, que según los datos, tiene al menos dos puntos más de desocupación que el promedio nacional. El cierre de Canale en Llavallol, de Gaelle en Avellaneda, los despidos en Siam o la crisis interminable de Cresta Roja son ejemplos de cómo la crisis afecta la industria en lugares sensibles como el sur del Gran Buenos Aires.

 

Si bien no hay estimaciones sobre la cantidad de despidos por cierres o por la crisis, el número de afectado se cuenta en centenares, y podría llegar a miles.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS