jueves 20 de junio de 2019 - Edición Nº3292

Gremiales | 9 ene 2019

CONFLICTO GREMIAL

Dictan la conciliación obligatoria entre los municipales de Mar del Plata y la gestión Arroyo

El Ministerio de Trabajo provincial tomó la medida luego de varios días de paro de los empleados de la comuna costera, que generó el colapso de la recolección de residuos, los controles de tránsito y otros servicios. La semana pasada, el Gobierno otorgó una suba del 14 por ciento por decreto, mientras el gremio sigue pidiendo un aumento del 20 por ciento. No se descarta una medida a nivel provincial.


Luego de varios días de conflicto abierto, donde la ciudad estuvo prácticamente paralizada, el Ministerio de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria en la disputa entre los municipales de Mar del Plata y el gobierno del intendente Carlos Arroyo. Según el escrito difundido por la cartera laboral, “dado que las partes no han podido llegar a un acuerdo ante otra oferta salarial del Ejecutivo municipal, que hoy propuso mejorar el incremento otorgado del 14  por ciento y pasar al 17 por ciento de aumento para el mes de diciembre pasado, el Ministerio de Trabajo ha decidido dictar la Conciliación Obligatoria para salvaguardar el bienestar de todos los marplatenses y turistas”. Por el paro de actividades del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), muchos servicios no se están realizando, como la recolección de residuos, los controles de alcoholemia y las inspecciones de puestos callejeros.

 

Desde hace alrededor de un mes, los municipales marplatenses realizan retención de tareas, tras haber rechazado todas las propuestas salariales presentadas por el gobierno de Arroyo: luego de la última reunión del gremio, no se descartó llevar a cabo un paro provincial con el apoyo de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo). “Nosotros esperamos que haya una nueva oferta. Por lo pronto seguimos con la retención de tareas”, aseguró el vocero del gremio, Luis María Muñoz, ante el inicio de una nueva semana de conflicto en plena temporada de verano.

 

Ayer, los trabajadores cobraron su sueldo, que a partir del 15 se verá reforzado con el aumento salarial del 14 por ciento otorgado el viernes pasado por decreto por decisión del intendente Arroyo. “Ese incremento por decreto lo rechazamos por ser aplicado en forma abusiva y unilateral”, comentó el representante del área de prensa del STM, y agregó: “El gobierno de Mar del Plata aprende muy rápido de lo que hace la Gobernadora, dando aumentos por decreto como hizo todo el 2018 con los docentes.”

 

Por el conflicto, las postales de la “Ciudad Feliz” fueron distintas al inicio de esta temporada estival. Puestos de panchos, choripanes, camisas, bermudas, ojotas, calzado de verano y otras decenas de stands que ofrecen desde uñas esculpidas hasta trenzas de caracoles ocupan desde el fin de semana pasado la Peatonal San Martín de Mar del Plata, a causa de la falta de control de los agentes municipales, que se plegaron a las medidas de fuerza.

 

La falta de inspectores es una de las múltiples consecuencias que ha tenido el conflicto abierto desde el 11 de diciembre entre la Intendencia y el sindicato, que reclama un aumento salarial del 20 por ciento. El conflicto ha causado dificultades al Gobierno para cumplir con los servicios de limpieza de espacios públicos, mantenimiento de parques y plazas, dilaciones administrativas en cuestiones como habilitaciones o entrega de registros de conducir, y dejó un vacío casi total en los controles de la venta callejera.

 

Para garantizar las tareas de limpieza, Arroyo recurrió a cooperativas de programas nacionales. Pero desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) tildaron al Gobierno de “sinvergüenza” y cuestionaron que “se acuerda de ofrecer trabajo a las cooperativas sólo cuando puede utilizarlas para bajar salarios descaradamente”.

 

“Los trabajadores de la rama de cooperativas de la CTEP somos conscientes de lo que significa la lucha por trabajo digno que garantice el bienestar de la familia. Por eso desde hace años movilizamos incansablemente reclamando nuestro derecho a trabajar ante este gobierno municipal inoperante, autoritario y antidemocrático que parece no tener respuestas para nadie”, acusó la organización mediante un comunicado.

 

Al cierre de esta edición, se especulaba con la posibilidad de que los municipales no acaten la conciliación obligatoria, pero desde el gremio mantuvieron el hermetismo sobre la cuestión. La conciliación obligatoria ya había regido por 15 días durante diciembre, sin que se lograra avanzar hacia un acuerdo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS