miércoles 16 de enero de 2019 - Edición Nº3137

Gremiales | 8 ene 2019

Gremios estatales bonaerenses anticipan unidad para enfrentar “el ajuste de Vidal”

Distintos sectores adelantaron su agenda de reclamos, y prometieron lograr una mayor unidad para potenciar sus pedidos. “Hay que convocar a toda la dirigencia, va a ser un año muy duro”, advierten. Además, rechazan el techo salarial del 25 por ciento que se quiere imponer para este año. Un informe asegura que los salarios estatales retrocedieron casi 20 puntos desde 2015.


Por:
Por Diego Lanese

El año pasado, las negociaciones salariales entre el gobierno de María Eugenia Vidal y los estatales fueron de las más complejas del país. El conflicto irresuelto con los docentes, con picos de tensión luego de la muerte de dos trabajadores en Morano, más la falta de acuerdo con ATE en las paritarias de la administración del Estado fueron dos de los casos testigos de una relación que nunca fue buena, y este año parece no será la excepción. El intento de ponerle techo a la negociación salarial por parte de la Casa Rosada tendrá su impacto en las discusiones bonaerenses, que prometen ser otra vez complejas y tensas. Por eso, los gremios del sector prometen potenciar la unidad en acción que mostraron durante 2019, para enfrentar el intento de tipo del oficialismo, y buscar recuperar parte de lo perdido el año pasado. Un informe asegura que el salario del sector público viene retrocediendo respecto de la suba d eprecios hace 10 años consecutivos.

 

 

Docentes, estatales, médicos y judiciales tuvieron el año pasado varias actividades en conjunto, y se mostraron unidos para enfrentar la política laboral de Vidal. Este año prometen que será igual. “Hay que convocar a toda la dirigencia y todos los sectores, porque el año pasado fue muy duro, y este no parece mejor”, sostuvo Francisco Banegas, dirigente de ATE-Ensenada. En diálogo con Política del Sur, Banegas puso de ejemplo de lucha lo que sucedió en el Astilleros Río Santiago, que fue parte de una lucha colectiva para evitar su cierre o privatización, lo que generó que a fin de año se firmara un acuerdo para mantener el lugar funcionando.

 

 

Los estatales fueron varias veces protagonistas de marchas y paros, para derrotar las propuestas “a la baja” de la gobernadora. El resultado es dispar, ya que ATE no firmó las paritarias que sí acordaron otros gremios, como UPCNA. Los médicos lograron un acuerdo con cláusula de revisión, pero los judiciales y docentes quedaron a medio camino, y debieron conformarse con aumentos unilaterales. Esto hizo que se abrieran algunas grietas en el sector. “El año que cerramos fue de alta conflictividad social, pero caracterizado por un enorme nivel de fragmentación. Si bien es cierto que los gobiernos nacional, provincial y municipales están dispuestos en general a avanzar a como dé lugar, incluyendo acciones represivas, cuando se lograron superar los internismos y las mezquindades se pudo dar muestras de fortaleza y de resistencia que generaron desgaste al poder. Así fue ocurrió en ocasión de los dos paros generales, de altísimo nivel de adhesión”, sostuvo el gremio CICOP en un documento difundido al cierre del año.

 

 

En febrero, se hará el primero de los paros de estatales, convocado por ATE nacional. Esa será una buena oportunidad para poner en práctica la mentada unidad. En ese sentido, en un reciente acto frente a la jefatura de Gabinete, donde el gremio se movilizó para rechazar los últimos despidos, el secretario general Hugo “cachorro” Godoy llamó a “construir la mayor unidad” en torno a la medida de fuerza.

 

 

Salarios a la baja

 

Uno de los desafíos para los estatales para este año será recuperar lo perdido en los últimos años, para lo que se deberá romper el techo salarial del 23-25 por ciento que quiere imponer el Ministerio de Producción y Trabajo, Dante Sica, según le informó a la conducción de la CGT en una reciente reunión. “La realidad se va a llevar puesto ese techo”, dijo Banegas. “La inflación va a estar cerca del 30 por ciento, según los indicadores. Nosotros en la provincia de Buenos Aires logramos un acuerdo con cláusula gatillo, en el contexto general ese techo no puede sostenerse, no podemos seguir perdiendo salario, ningún gremio pudo recuperar el poder adquisitivo del salario por las devaluaciones”, agregó el dirigente.

 

 

La pérdida está en torno del 20 por ciento en 2018, según indica un informe elaborado por el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma con los últimos datos oficiales disponibles. Según el trabajo, al que tuvo acceso Política del Sur, en octubre del año pasado se registró una caída del 13,2 por ciento en el sector público. “En comparación con octubre de 2015 el retroceso fue del 18,5 por ciento en el sector público”, agregó. “En el caso de la administración pública nacional los salarios de convenio acumulan 10 años de caída ininterrumpida en términos reales. En el primer trimestre de 2019, es decir luego de los incrementos provenientes de la revisión, el salario de convenio en términos reales estará un 34 por ciento por debajo de los niveles de 2009”, denunció la entidad.

“Si bien en los últimos tres años la caída ha sido generalizada, este proceso ha afectado con mucha mayor intensidad a los trabajadores y trabajadoras del sector público, cuyos ingresos se han desnaturalizado por completo en el transcurso de una década, perdiendo un tercio de su valor”, concluyó el informe del observatorio. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS