miércoles 16 de enero de 2019 - Edición Nº3137

Provincia | 7 ene 2019

Un plan de descuentos en medicamentos genera tensión en el conurbano bonaerense

El Ministerio de Desarrollo Social busca implementar un programa para que beneficiarios de planes sociales reciban descuentos similares al PAMI en las farmacias. Sería a través de un talonario, que se entregará en las comunas. Las entidades farmacéuticas temen que este beneficio sea usado para la próxima campaña electoral.


Uno de los sectores que se vio más afectado por la mega devaluación del año pasado fue el de los medicamentos, con niveles de incremento de precios por encima de la inflación real. Esto hizo que muchas personas admitan dejar de comprar sus tratamientos, en especial jubilados, como alertó la flamante titular del Sindicado de Trabajadores Pasivos (STP). Esto disparó las alarmas en el gobierno, que comenzaron a pensar en alternativas para paliar esta situación. La semana pasada, el Ministerio de Desarrollo Social comenzó una serie de reuniones con entidades farmacéuticas para poner en marcha un plan de descuento para beneficiarios de planes sociales, y para personas mayores de 65 años sin ninguna cobertura. La idea es dar descuentos similares a los que otorga el PAMI, que pueden llegar al 70 por ciento del valor de lista. En el sector de farmacias hubo alarma por el programa, ya que temen que los beneficios terminen en manos de los intendentes, con una inminente campaña electoral en el horizonte.

La semana pasada se realizaron las primeras reuniones para poner en marcha este plan, que entregará descuentos a beneficiarios de asignaciones universales, planes sociales y a adultos mayores de 65 años sin ninguna cobertura. La idea es que a través de un recetario reciban descuentos del 30, 50 y hasta el 70 por ciento en los medicamentos que le receten en los servicios públicos. Para ello, deberán llevar a la farmacia el certificado de beneficiario, más la receta y el DNI. La cartera social estaría dispuesta a invertir unos 8 millones de pesos mensuales para este programa, que no fue bien recibido por el sector farmacéutico.

El problema radica en el manejo de los recetarios. Según fuentes consultadas por Política del Sur, las farmacias temen que los intendentes “inunden” la provincia, en especial el conurbano bonaerense, con los recetarios, como parte de la campaña política. “El manejo del plan queda en manos de los jefes comunales. Si usan los planes para hacer clientelismo, por qué no usarían los medicamentos”, argumentaron desde  el sector. Además, del descuento que se otorga los locales deberán aportar un porcentaje, como el que dejan para atender PAMI. Es decir, que en promedio el 13 por ciento del valor de los tratamientos los costearían las farmacias, que aseguran que no pueden hacer frente a este gasto extra, luego de un año donde la caída del sector estuvo por encima del 20 por ciento. Además, el pago de los medicamentos sería a través de notas crédito, pagarés que las farmacias usan para comprara a las droguerías.

Por el momento las negociaciones siguen, a la espera de un acuerdo. Las comunas en su mayoría tienen planes de descuento de medicamentos, lo que hace que no estén demasiados entusiasmados con la propuesta.

Desde que Cambiemos llegó al gobierno, los medicamentos experimentaron una suba bastante por encima de la inflación. Durante el kirchnerismo, bajo la conducción de  Guillermo Moreno como secretario de Comercio Interior, se congelaron los precios de los productos farmacológicos, y se autorizaron suban mínimas para semestre. El macrismo en cambio liberó el sector, y lo que generó una corrida en los precios. Según un estudio del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), los precios de los tratamientos en la Argentina “crecieron hasta un 284 por ciento, en los últimos dos años y medio”. “Sobre más de 120 drogas de consumo masivo, en función al precio de venta de remedios a consumidor final (neto de descuentos y promociones), se registró un incremento promedio del orden del 130 por ciento lo que corresponde a un alza de 22 puntos porcentuales mayor que la inflación del índice de CABA”, destaca el trabajo. “La suba de precios en bienes y servicios relacionados con la salud se ha intensificado en los últimos meses. El incremento de los gastos en salud presiona el presupuesto familiar, al ocupar una porción cada vez mayor del total de ingresos”, remarca el documento de la UNDAV.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS