miércoles 16 de enero de 2019 - Edición Nº3137

Gremiales | 2 ene 2019

Cautela y reparos luego del lanzamiento del primer sindicato nacional de jubilados

Desde el sector gremial tomaron con calma la puesta en marcha del Sindicato de Trabajadores Pasivos (STP), que presentó sus papeles el viernes pasado. Creen que la iniciativa “es más bien mediática”, y ven pocas chances de cristalizarse. Además, entidades alertan de los peligros que los jubilados dejen sus sindicatos de origen.


Por:
Por Diego Lanese

El viernes pasado, frente a la sede de la Secretaria de Trabajo, se presentó formalmente el denominado Sindicato de Trabajadores Pasivos (STP), la iniciativa de un grupo de jubilados y dirigentes gremiales que buscan crear una nueva forma de representación para este sector de la sociedad. Patrocinados por el abogado previsional Christian Gonzalez D'Alessandro, el gremio busca representar a cerca de 7 millones de jubilados, y nación con va venía de varios dirigentes de peso, como el camionero Pablo Moyano, quien estuvo presente en el acto del 8 de diciembre, cuando se anunció la propuesta. Pese a esto, el lanzamiento generó algunas dudas entre los sindicatos, que advierten que el proceso para cristalizar una nueva entidad de este tipo “es muy largo”. Además, otras organizaciones de pasivos alertaron sobre los peligros de sacar a los trabajadores pasivos de sus gremios de origen, es decir, aquellos en los que aportaron durante su vida activa laboral.

 

Con la presentación del estatuto, que consagra las obligaciones y derechos de la entidad y sus afiliados, se inició el proceso de creación del sindicato, que además de jubilados y pensionados buscará representar a beneficiarios de pensiones no contributivas, la PUAM (Pensión Universal Adulto Mayor), los retirados por invalides, aquellos de rentas vitalicias, los argentinos que quedaron dentro del sistema de AFJP. Su secretaria general será Delicia Sensión, militante de la tercera edad. Según la información que circula, la idea es que la afiliación sea voluntaria, para evitar que los pasivos deban renunciar a sus sindicatos de origen. Además, uno de los objetivos será sumarse a espacios de decisión, como el directorio del ANSES, el PAMI o el Concejo del Salario.

 

El lanzamiento contó con el aval de Pablo Moyano y Sergio Palazzo, de la Corriente Federal, además de otros dirigentes de peso, como Ricardo Pignanelli (SMATA). En el acto donde se anunció la puesta en marcha, cuando se recordó el año de la aprobación de la reforma previsional, la dirigencia dio el respaldo a la movida. Pero pese a esto, en algunos dirigentes hay dudas respecto de su implementación. Desde las 62 Organizaciones Peronistas que lidera Horacio Valdez se mostraron a favor, aunque algunas voces pusieron reparos. “Es una cuestión más bien mediática,  la aprobación de un gremios puede llevar cuatro o cinco años, como mínimo. Por ahora es una cosa para los medios”, le dijo a Política del Sur un dirigente del sector, que prefirió el anonimato. “Si logran que se apruebe el expediente después deben reclamar el reconocimiento legal, y luego la personería gremial. Hay un verdadero abismo entre que saltar”, agregó.

 

El dirigente admitió que muchos de sus pares creen que la iniciativa “tiene pocas posibilidades de cristalizarse”.

 

Además de las trabas burocráticas, existen algunos reparos en organizaciones de jubilados, ya que en primer lugar podría separara a los afiliados de su gremio de origen. Desde la Mesa Coordinadora Nacional de Jubilados y Pensionados de la República Argentina alertaron de algunas cuestiones, como que los trabajadores pasivos “nunca deben desligarse de nuestros sindicatos, de nuestra historia, de nuestros compañeros los que están en actividad y ellos nunca desligarse ni desvincularse de nosotros los jubilados que sostuvimos durante nuestra vida en actividad a cada sindicato”. Además, desde la entidad recordaron que existe un proyecto de ley en el Congreso que plantea las cuestiones expuestas por el flamante sindicato. Se trata del expediente parlamentario 3031-D-2016, que está a punto de perder estado parlamentario, pro que se volverá a presentar con el aval de un millón de firmas.  El mismo crea el denominado Instituto Nacional de Previsión Social, que manejará el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, entre otras reivindicaciones.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS