jueves 20 de junio de 2019 - Edición Nº3292

Avellaneda | 31 dic 2018

ENTREVISTA

Luis Otero evaluó al radicalismo en etapa de “refacción”

El periodista y hombre de Cambiemos participó del brindis de la UCR en Avellaneda y, tras los saludos y las fotos con los militantes, dedicó unos minutos a dialogar con Política del Sur.


TAGS: UCR, OTERO

 El conductor del noticiero del mediodía de uno de los canales de aire más reconocidos Luis Otero compartió el viernes la celebración de cierre de año en el Comité de Distrito de la Unión Cívica Radical (UCR) de Avellaneda junto a los afiliados al partido. Tras el brindis, destacó “la cantidad” de gente que participó del encuentro.


 

El oriundo del distrito y referente de Cambiemos había descartado la posibilidad de candidatearse a la intendencia; sin embargo, omitió opinar sobre la postulación de la legisladora nacional del PRO Gladys González, quien se perfila a competir por el mandato. De todas formas, opinó que el radicalismo local se encuentra en “refacción” y aseguró que la evaluación puede ampliarse a nivel país.


 

El conductor acompañó el brindis, cuya participación central fue el ex senador provincial, actor y afiliado a la UCR, Luis Brandoni, con quien mantuvo una larga conversación apartados de la celebración.


 

Para opinar sobre el partido, Otero referenció -además de la historia de la UCR- los últimos comicios internos del radicalismo de Avellaneda, donde la lista 115 de Fernando Landaburu se impuso con el 53 por ciento de los votos a la lista encabezada por el entonces titular, Daniel Iozzolino.

 

-¿Qué evaluación puede hacer de la UCR en Avellaneda?


El radicalismo está en refacción. Ha habido una interna muy fuerte durante muchos años que se tiene que terminar, ese internismo que en algún momento fue un debate de ideas y después fue el receptáculo de decoros personales. En un partido como este tiene que haber mayor respeto a su historia y a recuperar el principio de hermandad y el espíritu fuerte con el que arrancó. Únicamente con unión se puede lograr aspirar a hacer algo; si no hay unión, no hay posibilidad de gobernar ni siquiera dentro del partido, está condenado a la desarticulación.

 

-¿Qué critica del partido?


Debería empezar a pasar, al contrario de lo que vive la Argentina hoy, considerar a aquel que piensa distinto dentro del partido como un hermano que tiene otra forma de ver las cosas y no como un enemigo. Pero esto es un poco lo que le pasa a toda la sociedad, es la famosa grieta. Se cree que aquel que ve distinto o tiene otros intereses debe ser eliminado, y esto es un error gravísimo. Hemos ido para atrás y nos hemos embrutecido en los últimos 40 años, y en especial en los últimos 15, en donde otra vez se volvió a acabar la grieta de una manera penosa, casi criminal. Esto nos priva de aprovechar oportunidades.


 

-¿Qué proyecta para el 2019?


La Argentina debería ser una potencia y Avellaneda debería estar gobernada por radicales o por gente de distinto color político al que está ahora, que hace más de 30 años que gobierna. Ha llegado el momento de cambiar, el partido realmente necesita ser la potencia que fue en otros años por el trabajo que genera y lo que puede dar que hoy no lo está dando.


 

-¿Está de acuerdo con las denuncias de Brandoni sobre la “tarea pavorosa” de los periodistas contra el gobierno de Mauricio Macri?


Cuando uno generaliza, se tiende a cometer una injusticia. Ningún periodista está para elogiar a un gobierno; si hace eso, es militante, no es periodismo. El periodismo es la piedra angular de la vida republicana, y la libertad de expresión es el vehículo por el cual transita el periodismo. No vamos a ser ingenuos, hay de todo dentro del periodismo, lo que nos falta es que el ciudadano esté preparado para hacer una escucha crítica de los medios de comunicación. A veces hay actores de los medios que dicen lo que piensan sin fundamento de manera visceral, y esto es una libertad que tiene, no se los puede censurar por eso, no puede haber censura, lo que sí puede haber es un criterio de escucha del receptor para decidir no escuchar ese contenido.


 

-¿Qué necesita una democracia republicana, entonces, en cuanto a los medios de comunicación?


Necesita de prensa libre que requiere ciudadanos instruidos, formados y educados, que no puteen al periodista por pensar distinto, que elijan lo que quieren ver y escuchar y formar su propio criterio. Es la pata que nos falta. Si un gobierno putea a la prensa, es un gobierno autoritario.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS