martes 16 de julio de 2019 - Edición Nº3318

Provincia | 26 dic 2018

ELECCIONES 2019

Lo que viene, lo que viene en la región

El Conurbano sur se prepara para la contienda electoral del año próximo. Un breve panorama de lo que se avecina.


El 2019 está a la vuelta de la esquina, y en la mayoría de los distritos de la región el panorama está bastante claro en cuanto a lo que se avecina en materia electoral. La duda surge en cómo se lo afrontará, sobre todo teniendo en cuenta las últimas novedades que llegan desde La Plata acerca de las intenciones de dividir las elecciones entre la Nación y la Provincia.

 

La creación de una comisión bicameral en la Legislatura bonaerense abrió la puerta a varias posibilidades en la materia. La primera es esa comisión bicameral. Surge otra variable, un poco más compleja de materializar: que el desdoblamiento también incluya a algunos municipios. Cuenta la leyenda que la gobernadora María Eugenia Vidal acordó con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, esa posibilidad, o al menos avanzar en una "prueba piloto" en una veintena de municipios.

 

Por estos días resulta difícil confirmar cuál será la decisión a tomar. Inclusive, dentro de Cambiemos, y en los más altos niveles, está abierto el debate. Tampoco se descarta, y tal vez sea lo más probable, que todo quede igual. Y que tal como están barajadas las cartas actualmente, Vidal potencie con sus votos al presidente Mauricio Macri; y en caso de confirmarse, Cristina Fernández haga lo propio con los intendentes del Conurbano. Claro que hoy todo eso son hipótesis. Recién para abril o mayo habrá un panorama más acabado.

 

De todas formas, no resulta complejo determinar cuál podría ser el esquema de los principales duelos en la región. En la mayoría de los casos se reeditarán algunas pulseadas, en otros pueden surgir sorpresas.

 

Avellaneda

 

Desde hace tiempo se sabe que el intendente Jorge Ferraresi (Unidad Ciudadana) irá por su reelección. Algo similar ocurre con la senadora nacional Gladys González (Cambiemos). La pelea de fondo será entre ellos dos. En la elección pasada, la diferencia entre ambas fuerzas fue de apenas 5 puntos. Claro está que ninguno de los dos competía directamente, aunque sí tuvieron participación electoral. El jefe comunal, de manera "simbólica", fue en el fondo de la lista local. La dirigente del PRO, acompañando a Estaban Bullrich en la pelea por la senaduría nacional que mantuvo con Cristina Fernández.

 

Pero por estos días surge un tercero en discordia, que podría romper la polarización, o al menos echar por tierra las posibilidades de Ferraresi o González: el exintendente Baldomero "Cacho" Álvarez de Olivera, quien hace pocas semanas confirmó sus aspiraciones políticas. Lo hizo en un acto acompañado por el senador justicialista Miguel Ángel Pichetto. ¿Será la apuesta del peronismo Federal? Si bien hubo presencia del massismo en la actividad, aún no hay confirmación.

 

Sin dudas, es una apuesta fuerte para la política local y cambia las reglas de juego en el proceso electoral que se avecina. Sobre todo para un intendente como Jorge Ferraresi, quien se jacta de estar al frente de un bastión del kirchnerismo en la provincia y que no tuvo el mejor de los cierres de año. La decisión electoral de "Cacho" Álvarez, sumado el allanamiento del juez Armella a la Municipalidad y los fallos en contra que favorecieron al Sindicato de Trabajadores Municipales, que conduce Hernán Doval, fueron duros golpes. Estaremos frente a una de las elecciones más ásperas de la región.

 

Lanús

 

Néstor Grindetti ya anunció que irá por otros cuatro años. Era un secreto a voces que el recientemente distinguido como el mejor de los intendentes del país iría por otro período. La duda que surge era y sigue siendo quién será su oponente en octubre del año que viene. Ocurre que Lanús es uno de los pocos distritos del Conurbano en el que el peronismo no cuenta con un liderazgo concluyente. La inesperada derrota de hace tres años fue una patada a un hormiguero. Hoy cada uno va por su lado.

 

A pesar de ello, el panorama pareciera ir aclarando para el peronismo. Hace poco Darío Díaz Pérez, actual titular del PJ del distrito, confirmó que no tiene intenciones de pelear por la jefatura comunal. Tachado uno, quedarían dos: Edgardo Depetri y Julián Álvarez. Claro que podrían surgir otros nombres, pero en principio el amperímetro se movería para esos dos referentes.

 

El primero encabezó la lista de concejales el año pasado, y si bien perdió, su derrota fue más que digna. Lo hizo por un puñado de votos y, como dato, acompañando la boleta que llevaba al tope a Cristina Fernández. En el caso de Julián Álvarez fue el que perdió a manos de Néstor Grindetti. Para muchos, fue el "gran perdedor", aunque en rigor de verdad, las culpas deberían ser repartidas.

 

En lo que se refiere al Peronismo Federal, hay muchas más dudas que certezas. Existe un estado de ebullición interno y dirigentes que van de un lado al otro. Tal vez las figuras de Nicolás Russo y José Luis Pallares sean las más emblemáticas, pero ninguno de ellos, a esta altura, mostró intenciones de ponerle el cuerpo a la batalla electoral que se avecina. Ambos remarcan la necesidad de "unidad" del peronismo. Todo muy confuso en este espacio.

 

Lomas de Zamora

 

Es un secreto a voces que Martín Insaurralde irá por un nuevo y último mandato. Abandonada la idea de pelear por la Provincia, sobre todo sin confirmación de que CFK iría al frente de la boleta y sobre todo sin que se sepa a ciencia cierta si habrá desdoblamiento o no. Es prácticamente un hecho que el Intendente volverá a jugar todas sus fichas en Lomas de Zamora.

 

¿Quién tendrá enfrente? Es también sabido que Gabriel Mércuri volverá a intentar lo "casi imposible": derrotar a Insaurralde. Pero dicen que lo último que se pierde es la fe, y ante un eventual desdoblamiento, habrá que observar cómo reacciona el electorado lomense.

A esta altura, queda claro que Mércuri es el candidato menos deseado por el PRO y que el radicalismo en etapa de recambio dirigencial no cuenta con dirigentes para pelear ese lugar. En definitiva, todos los caminos llevan a reeditar el duelo de hace tres años.

 

En lo que se refiere al Peronismo Federal, hay más dudas que certezas. Hoy no pareciera haber un vínculo cierto que una al rebaño de dirigentes peronistas marginados por Insaurralde, aunque por lo bajo estaría surgiendo un hilo conductor manejado por el mismísimo Eduardo y "Chiche" Duhalde. La concreción de una candidatura de Roberto Lavagna podría provocar una reacción imprevisible en el orden local. Una eventual potencialización del exministro de Economía le daría un rol impensado a Eduardo Duhalde, que tendría su mayor expresión en territorio lomense. Pero hablar de eso por estos días es hacer política ficción. Habrá que esperar.

 

Almirante Brown

 

Aquí el panorama es bastante concreto: nadie le discute el liderazgo al intendente Mariano Cascallares. Hace tres años daba la gran sorpresa al ganar de manera contundente las PASO del justicialismo, y luego se alzaría sin despeinarse con su municipio. El año pasado resistió con relativa tranquilidad la "ola amarilla". Con o sin desdoblamiento, pareciera difícil arrebatarle el distrito. Su participación el año próximo es un hecho.

 

A pesar de los antecedentes mencionados, hay quienes se animarán a desafiarlo, y en ese sentido, todo parece encaminado a la reedición de otro duelo distrital. Ocurre que Carlos Regazzoni irá nuevamente por la "heroica" e intentará destronar a Cascallares. Tarea difícil, sobre todo porque no estaría contando con el apoyo interno local para lograrlo. Sus reiteradas ausencias en el Concejo Deliberante y sus "formas" hacen del ex interventor del PAMI un problema más que una solución para las aspiraciones de Cambiemos. Pero difícilmente surja alguna figura alternativa.

 

Lo del Peronismo Federal en Brown también resulta algo difuso. Hace poco se llevó a cabo un acto que juntó a parte del peronismo "desclasado" del distrito. Hubo presencias massistas. Habrá que ver cómo culmina esa historia. Mucho de eso dependerá de las definiciones nacionales.

 

Esteban Echeverría

 

Este municipio también estaría destinado a reeditar el duelo de hace tres años. El intendente local y presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, irá por otro mandato y enfrente tendrá nuevamente al dirigente macrista Evert Van Tooren. Hace tres años Gray ganó por una buena diferencia, pero desde el lado de Cambiemos se la consideró una "derrota digna".

 

Sin dudas, la pelea será ardua y nada fácil para los dos. Desde la sala de comandos de Cambiemos consideran a Echeverría uno de los municipios "ganables". En rigor, hace tiempo lo vienen visibilizando de esa manera. Lo cierto es que el PJ lo maneja desde hace un buen tiempo sin sobresalto alguno. La situación de Van Tooren no estaría pasando por su mejor momento, ya que la ida de algunos dirigentes, como la concejal Paula Villa, no lo estarían dejando bien parado.

 

A pesar de ello, nadie duda de que Van Tooren irá por otra oportunidad, y mucho menos de que enfrente tendrá otra vez al jefe comunal.

 

Si lo del Peronismo Federal es confuso en la región, aquí lo es mucho más. No surge un referente de "fuste" y la idea de candidaturas alternativas con chances resulta muy compleja.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS