sábado 15 de diciembre de 2018 - Edición Nº3105

Lomas de Zamora | 3 dic 2018

ANÁLISIS

¿Estás nervioso, Política del Sur?

La marcha atrás en la tasa sanitaria generó ruido en el oficialismo de Lomas de Zamora. Del ninguneo de Insaurralde a las quejas por las críticas.


Por:
Por Ruben Molina

Los últimos días fueron bastante particulares para nuestro medio, y en concreto, para este periodista. Luego de la nota "¿En qué te has convertido, Martín?", varios mensajes fueron recibidos. Algunos preguntándonos qué nos pasaba, si estábamos enojados, invitaciones a tomar un café, otros más bien intimidatorios. Los menos, felicitando por el contenido de lo publicado. Tal vez la satisfacción mayor haya sido el incremento del tráfico que, a través de Internet, reflejaba el interés por lo escrito en nuestro portal. La versión en papel, como es costumbre, voló de los lugares donde se la puede encontrar.

Para los desprevenidos, la nota básicamente reflejaba dos cuestiones: por un lado, el rechazo a la aplicación de tres nuevas tasas por parte del intendente Martín Insaurralde en Lomas de Zamora. En rigor de verdad, apuntaba a dos: el cobro de 100 pesos a los vecinos que no vivieran en el distrito y se atendieran en un hospital municipal; y un "extra" de 40 centavos a las naftas y de 15 centavos al gas en todas las estaciones del distrito. La otra crítica estaba referida al constante "ninguneo" del Intendente a la prensa local.

Para no andar con vueltas y ser bien claros: no estamos enojados, simplemente intentamos hacer nuestro trabajo. Bien, mal, regular, sólo hacemos periodismo. Tal cual reza la frase insignia de nuestro medio: "La verdad, bien contada". Si en ese proceso se ven afectadas ciertas sensibilidades, lo lamentamos. Solamente intentamos reflejar la realidad de la región. Es cierto, a través de nuestro prisma. Puede haber otros, y bienvenidos sean. El público decide con qué se queda. No en vano llevamos más de 14 años de vida.

Lo cierto es que luego de aquella nota, el humor de parte del oficialismo lomense no fue de los mejores para con Política del Sur. Que quede en claro que siempre aceptamos las reglas de juego de hacer periodismo político regional. Pero eso no quiere decir que las reglas sean impuestas por la política. El periodismo también tiene lo suyo para ofrecer en este proceso. Y en ese contexto, dijimos lo nuestro. No cayó bien. Tal vez hubiésemos querido más solidaridad de parte de los otros medios. Pero insistimos, aceptamos las reglas, y la realidad es que en el plano local, cada uno juega su juego.

Pero la buena noticia para la gente es que el oficialismo dio marcha atrás, al menos, en uno de los proyectos de incremento de tasas: el de arancelar los hospitales públicos municipales para los "foráneos". Sigue en pie el incremento a los combustibles, y por supuesto, el ninguneo a la prensa local.

Nótese que dijimos oficialismo, y no hablamos directamente del jefe comunal lomense. Y no es por una cuestión de ninguneo. Ocurre que la información que maneja este periodista y nuestro medio es que la marcha atrás del proyecto de cobro de "tasa sanitaria" surgió a partir del planteo realizado por tres concejales del bloque oficialista: Daniela Vilar (La Cámpora), Laura Berardo (ex Libres del Sur) y Álvaro Llambi (Movimiento Evita). Si bien la situación no puede ser leída como una "rebelión" interna, lo cierto es que la actitud de esos ediles provocó el cambio en Insaurralde. En otros tiempos, sin dudas, una postura así no habría tenido incidencia en el rumbo tomado por el Ejecutivo.

La negativa del bloque del Frente Renovador y el rechazo de Cambiemos terminaron por hacer "recalcular" al Intendente. Todavía sigue en pie la tasa para el combustible. Habrá que ver si se mantiene, a sabiendas de que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, también daría marcha atrás en la presión prevista para los municipios, en ese juego de trasladar la mochila que Nación le pasa a las provincias, y éstas a las comunas. Por ahora, todo está encaminado para que la semana próxima se reúna la Asamblea de Mayores Contribuyentes y se vote el nuevo proyecto aprobado en la última sesión del Concejo Deliberante.

De más está decir que la descripción de esta realidad también causó malestar en las filas oficialistas. Desde varias oficinas salieron mensajes diversos negando nuestra información. En algunos casos con diplomacia y en otros con preocupante virulencia. ¿Son las reglas de juego que el periodismo local debe aceptar? Discutible.

Un destacado e importante operador de uno de los concejales mencionados aseguró a este periodista: "El planteo existió, no fue una rebelión ni mucho menos, sí hubo discusión en el bloque. Por suerte el Intendente entendió. Seguimos siendo insaurraldistas. Al menos mientras él siga entendiendo que no hay norte si no es con Cristina". Sugestivo.

El propio Álvaro Llambi, del Movimiento Evita que lidera Fernando "Chino" Navarro, en una entrevista radial con el programa Política del Sur, reconoció tener "algunas consideraciones" sobre el proyecto oficial y confirmó los cambios en el proyecto de creación de nuevas tasas en el distrito. A buen entendedor...

En definitiva, será el propio Insaurralde el que evaluará y pagará o no los costos de unas medidas que, a pesar de haber dado marcha atrás en una de sus iniciativas, mantiene otras dos de carácter netamente impopulares y que apuntan claramente contra la clase media de Lomas de Zamora. El tiempo dirá.

Sobre el último punto, el "ninguneo" del jefe comunal a la prensa local, nada ha cambiado hasta la fecha. Martín Insaurralde sigue ignorando al periodismo regional. Enfrascado en su proyección provincial y nacional (totalmente entendible y respetable), deja de lado a los medios de la zona. Y lo que es peor, sólo unas pocas voces están "autorizadas" a hablar con la prensa. Inentendible. A la mayoría de los funcionarios no se les conoce la voz, la cara ni cómo opinan de cuestiones propias de la gestión.

Una aclaración que vale la pena destacar: el tema central de esta nota no apunta a la bendita "pauta", que dicho sea de paso, bastante mezquina es en términos generales, sobre todo cuando se la compara con lo que reciben medios nacionales que nada hablan sobre lo que ocurre en el distrito.

A contramano de la actitud que toman intendentes de la región como Néstor Grindetti (Cambiemos) o Mariano Cascallares (PJ), el jefe comunal lomense opta por un papel bastante similar al de su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi (PJ), especialista en ningunear a la prensa independiente local y regional, ya que sólo habla con los medios adictos a su administración. Una lástima la actitud de ambos, pero como dijimos en párrafos anteriores, son las reglas del juego. Las aceptamos, pero queremos que ustedes, los hombres y mujeres de la política, también acepten las nuestras. Y en ese plano entran las críticas.

Por eso reiteramos: no estamos nerviosos. Sólo hacemos periodismo, y tal cual lo venimos haciendo desde hace 14 años, de manera interrumpida, queremos seguir ofreciendo “la verdad, bien contada". Las disculpas del caso, si en ese camino incomodamos a algunos en la región. Tal vez, los "nerviosos" sean otros.

 
 
 
 
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS