sábado 19 de enero de 2019 - Edición Nº3140

Los Andes | 12 nov 2018

Los Andes: un presente preocupante por los resultados y las lesiones

El Milrayitas tiene dos semanas por delante para planificar cómo revertir un presente preocupante, de una racha de 14 encuentros sin ganar. Alarmado por la situación de su equipo, el técnico Aníbal Biggeri habló sobre la difícil situación.


Si bien tuvo fecha libre en la décima jornada, Los Andes inicia la primera de dos semanas largas de trabajo, teniendo en cuenta que por los amistosos de la Selección Argentina ante México no habrá fútbol en la Primera B Nacional el fin de semana venidero. Sin embargo, este mini receso para el Milrayitas será clave para levantar definitivamente una imagen que es realmente preocupante.

Tras la derrota ante Atlético Rafaela y con la obligación de no descuidarse con el promedio, Los Andes acumula catorce partidos sin conjugar el verbo ganar (seis empates y ocho derrotas), mientras que en condición de local, jugando en el estadio Eduardo Gallardón, lleva siete encuentros sin vencer (tres igualdades y cuatro caídas). Además, tiene como visitante una serie de doce presentaciones sin sumar de a tres, con seis pardas y seis traspiés. Sumado a eso, la pobreza franciscana de goles que padece el elenco de Lomas de Zamora indica que, sobre nueve cotejos, ha convertido sólo dos tantos.

Preocupado por la difícil situación que le toca atravesar a su equipo, el técnico de Los Andes, Aníbal Biggeri, en rueda de prensa en la vuelta a los entrenamientos, sobre esta alarmante realidad, indicó: “Esta situación me da mucha pena porque les puedo asegurar que los jugadores dejan todo en cada entrenamiento. Lamentablemente, en la cancha no se refleja nada, y con Rafaela hicimos nuestro peor partido. Ellos saben que están en un bajo nivel y nuestro trabajo es recuperarlos. Hay que llegar a diciembre con algunos puntos más y ver a quién se puede incorporar para darle jerarquía al plantel. Tengo un plantel de 26 jugadores y probé a casi todos. Los que me conocen a mí saben que estos no son mis equipos, ya que siempre busco tener una idea clara. Acá no se trata de nombres, sino de forma, ya que no generamos juego, no damos dos pases seguidos y no tenemos la valentía de agarrar la pelota y jugar.”

Sobre si tiene fuerzas para revertir este flojo presente futbolístico y la angustia de estar complicados con el promedio del descenso, a sabiendas de que pierde la categoría un equipo directamente afiliado del ámbito metropolitano y otro indirectamente del interior, Biggeri agregó: “Fuerzas nunca voy a dejar de tener. Yo no vine a robar plata y voy a dar todo hasta que el club lo considere necesario. Para mí era muy fácil decir que no y quedarme en casa, pero vine a poner la cara porque me gusta trabajar y dirigir un equipo de fútbol. Yo quiero lo mejor para Los Andes y, cuando las cosas salen mal, hay que duplicar las ganas. En cuanto a los promedios, nosotros estamos a tres puntos de Villa Dálmine, tenemos que alcanzarlos. Todavía faltan 45 puntos en juego, pero hay que descontarle esos puntos a Dálmine porque es el equipo que más cerca tenemos y es el rival directo hoy, ya que después están los otros equipos que dividen por uno.”

La semana de trabajo de Los Andes arranca con preocupación por la gran cantidad de lesionados y la enfermería que tiene el Milrayitas, ascendiendo a seis la cantidad de jugadores averiados. Matías González se encuentra con un edema en el aductor y algunos signos de pubalgia; Luis Zeballos, Lucio Barroca y Carlos Espínola padecen desgarros; Gastón Guruceaga arrastra una tendinitis en un tobillo; y Franco Peppino trabaja diferenciado a raíz de un de esguince.

Cuando se reanude el campeonato, el compromiso de la undécima fecha de la Primera B Nacional entre Central Córdoba de Santiago del Estero y Los Andes se jugaría el viernes 23 a las 22.    

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS