domingo 18 de noviembre de 2018 - Edición Nº3078

Avellaneda | 6 nov 2018

Hilda Cabrera: “No hay lugar para una tercera vía, son dos modelos de país en pugna”

La edil kirchnerista de Avellaneda apostó a “un proyecto de unidad fuerte”, pero que no sea “un rejunte de último momento cuando las papas están quemando”. Además, sostuvo que Cacho Álvarez “no va a tener lugar” para competir con Ferraresi.


 La concejal de PJ-Unidad Ciudadana de Avellaneda Hilda Cabrera aseguró que la del año próximo “no va a ser una elección más”, debido a que “llegó un momento en el que es blanco o negro”, tanto en el país como en la provincia y los municipios, por lo cual será necesario que “todos” los sectores del peronismo estén incluidos en la unidad.

 

En ese sentido, auguró que la fórmula que pudiera presentar el Peronismo Federal -que conducen Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Juan Urtubey y Juan Schiaretti- “no va a ganar” y “va a representar una pata del proyecto del PRO o Cambiemos”. “El que no quiera entrar, se quedará afuera, será parte del otro proyecto”, determinó.

 

Por ese motivo, indicó que “todo tiene que ser ahora, no hay para el año que viene lugar para una tercera vía, la del medio. (…) Son dos modelos de país en pugna que van a ponerse a disposición del pueblo para que el pueblo elija”, y advirtió: “Si nos equivocamos y en lugar de tener un solo proyecto de unidad fuerte nos desviamos en dos o tres, va a ser drástico.”

 

También, remarcó: “Bienvenidos todos, pero no tiene que ser un rejunte de último momento cuando las papas están quemando.”

 

Con respecto a la intención que manifestó el exintendente Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera de ser candidato en Avellaneda luego de haber participado de un acto que encabezó Pichetto en Lanús, Cabrera negó que esa posible postulación pudiera afectar a la del intendente Jorge Ferraresi, porque, como en el orden nacional, aseguró que “no hay espacio tampoco en los distritos” para una tercera fuerza.

 

Además, sostuvo que “ya como dirigente, Cacho está desacreditado, en Avellaneda no se le perdona esas traiciones a la esencia de donde supuestamente proviene, que es el peronismo”. “Son en el fondo estos proyectos personales de ‘yo quiero ser’, pero uno tiene que medir hasta dónde puede o no puede y en qué momento. Y hay compañeros que no se resignan a no ser siempre los que están adelante del carro”, cuestionó.

 

A apretar tornillos

 

Por otra parte, la concejal adelantó que el tratamiento del Presupuesto Municipal 2019 comenzaría a tratarse en el recinto el 22 de noviembre, debido a que lo que se incluya en él dependerá de lo que ocurra en Nación y Provincia. Sin embargo, no descartó que la sesión sea conflictiva.

 

A sabiendas de los recortes que habrá, y que inevitablemente impactarán en los municipios el año próximo, Cabrera resaltó que Ferraresi “va a tener que apretar algunos tornillos”. En ese sentido, confió que el jefe comunal continuará siendo “coherente con la política social y económica que lleva adelante”.

 

Entre esas medidas que podría tomar el gobierno local, la también secretaria general de la CTA de Avellaneda mencionó el aumento a los trabajadores municipales que se les otorgaría antes de fin de año. Además, anticipó que seguirá “garantizando la obra pública, quizás en menor escala, pero sí mantenimiento edilicio escolar, hospitales, unidades sanitarias, jardines municipales”. “Todo eso él (Ferraresi) lo va a seguir manteniendo haciendo políticas anticíclicas”, aseveró.

 

Sobre la actitud que podría tomar el bloque Cambiemos con el Presupuesto Municipal, Cabrera imaginó que “van a hacer reparos”, debido a que -criticó- “cuando se trata de votar o de proponer políticas sociales que beneficien al conjunto de la población, siempre buscan alguna excusa para oponerse”.

 

Finalmente, la dirigente se mostró expectante con la posibilidad del paro de 36 horas que el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, pidió a la CGT.

 

“La olla a presión está explotando de abajo para arriba. Todos los días nos despertamos con el cierre de empresas, despidos”, afirmó, y concluyó: “El Gobierno se desentendió del tema trabajo porque no interviene. Hay un contexto que favorece que vuelvan a declararse cierres de empresas, quiebras fraudulentas, porque conviene más poner ese dinero en la timba financiera que mantener un medio de producción, te sacás miles de problemas.”

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS