domingo 16 de diciembre de 2018 - Edición Nº3106

Lomas de Zamora | 12 oct 2018

Escándalo en la Clínica Estrada

Afiliados de la prepaga "Medicina Privada" reclamaron por la falta de servicios Y casi termina en un linchamiento.


Desde hace un buen tiempo, la reconocida Clínica Estrada viene sufriendo un proceso de degradación que la ha llevado a su virtual quiebra. Hoy se encuentra en convocatoria de acreedores y, si bien la Justicia ha designado un síndico, la administración continúa en manos de la familia Bianco, concretamente de su hijo Ricardo, quien además está al frente de una prepaga: Medicina Privada.

Ayer, muchos de los afiliados de esa empresa reclamaron por la falta de servicios esenciales, que desde hace varios meses se encuentran suspendidos. La protesta, prevista frente a  la clínica, rápidamente se trasladó al interior del centro de salud. Los manifestantes llegaron hasta la mismísima oficina de Bianco, y lo que comenzó como un planteo pacífico derivó en graves incidentes, lo que obligó a la intervención de la Policía Bonaerense.

Con pancartas y afiches en los que exigían la restitución del servicio, los afiliados fueron recibidos por Ricardo Bianco y su esposa. Pero lo que empezó como un intento de diálogo y explicación de la cruda realidad que viven la clínica y la prepaga, terminó con escenas de pugilato y duros insultos contra los propietarios de Medicina Privada.

La desesperación de muchos afiliados por la interrupción del servicio médico y la provisión de medicamentos -muchos de ellos oncológicos-, profundizó el cruce entre las partes. La virulencia alcanzó su clímax cuando el propio Ricardo Bianco se arrojó sobre uno de los manifestantes en defensa de  su esposa y lo tomó del cuello en situación de ahorcamiento (ver video).

[video width="220" height="400" mp4="http://politicadelsur.com/wp-content/uploads/2018/10/WhatsApp-Video-2018-10-11-at-20.53.37.mp4"][/video]

La irrupción de la policía impidió que la situación empeorara. Cerca de seis patrulleros llegaron a la puerta de la clínica, y de esa manera, se evitó un virtual linchamiento de Bianco y su esposa, quienes habían intentado explicar lo imposible: la virtual quiebra de una clínica histórica de la región, la Clínica Estrada.

Desde el gremio de la Sanidad lomense tomaron distancia de los incidentes. "El reclamo es genuino, pero no son trabajadores nuestros. Son afiliados a la prepaga de ellos, Medicina Privada. Es gente que desde hace varios meses no recibe servicio. Pero en este caso, los laburantes no tuvimos nada que ver", transmitió un dirigente del gremio a Política del Sur.

La de ayer fue una página negra más del derrotero por el que pasa la Clínica Estrada y su prepaga. Un proceso que aguarda un desenlace que evite su quiebra definitiva. Paciencia y calma es lo que falta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS