martes 20 de noviembre de 2018 - Edición Nº3080

Policiales | 31 ago 2018

Los abuelos tienen aguante

Un grupo de ancianos resistió el saqueo a un centro de jubilados y pensionados de Almirante Brown. Los ladrones estarían bajo efecto de drogas y agredieron a los presentes con botellazos.


Un grupo de siete delincuentes ingresó al centro de jubilados y pensionados Nuestras Malvinas, en Almirante Brown, donde quisieron robar la mercadería de un programa de reparto de alimentos. Los ancianos se defendieron y lograron echarlos del lugar.

Durante la entrega de las canastas de alimentos correspondientes al programa Probienestar de PAMI, los ancianos de este centro de jubilados fueron sorprendidos por una banda de personas de entre 25 y 27 años que intentaron llevarse la mercadería.

A pesar de ser atacados con botellazos, los ancianos se resistieron y lograron echar a los delincuentes, que parecían estar bajo efectos de droga. Los agentes policiales del servicio del 911 llegaron luego de que los sujetos se retiraron y sólo tomaron la descripción de los agresores.

“Es la primera vez en 30 años que vivimos una situación de tal envergadura”, lamentó Ramón Castillo, presidente del centro. “Si se llevaban la mercadería, la teníamos que reponer de nuestro bolsillo porque tenemos la responsabilidad de entregarla a la gente que la necesita”, indicó al aire de Política del Sur.

El hecho ocurrió durante la tarde del miércoles mientras los jubilados desarrollaban el programa Probienestar, que consiste en el reparto de una canasta con alimentos a adultos mayores en estado de vulnerabilidad económica.

Castillo estimó que la llegada de los ladrones no fue al voleo, ya que en la puerta del establecimiento figuraba un cartel que especificaba el día y horario de la actividad. Algunos de los ancianos presentes sufrieron heridas leves producto del revoleo de botellas al que incitaron los jóvenes.

“Decían que tenían hambre, que querían llevarse la mercadería, no entendían razones. A mí me dieron un botellazo en el brazo”, describió. Como medida de seguridad, el centro empezó a trabajar a puerta cerradas.

El espacio Nuestra Malvinas está situado sobre Juan de Garay 4553, que es la frontera entre los partidos de Lomas de Zamora y de Almirante Brown, por lo que tramitar la denuncia del hecho delictivo se basó en un ir y venir por las comisarías.

“Primero fuimos a la Comisaría 6°, que nos queda a dos cuadras, pero como es la de Lomas, nos mandaron a la otra”, comentó. Como conclusión, en la comisaría de Brown expresaron que “no podían hacer nada” porque no se concretó el robo y porque el establecimiento no cuenta con seguro, dijo Castillo.

“La sociedad está totalmente desamparada, es una desidia de parte de la seguridad para nosotros”, sostuvo, al sumar el accionar de los oficiales alertados por el 911: “Dieron una ojeada de lo que estaba pasando y se fueron”, cuestionó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS