martes 20 de noviembre de 2018 - Edición Nº3080

Policiales | 24 ago 2018

La detención de “Miguelito” arrastra a Banfield y Lomas

Durante la detención del barra brava se secuestró material vinculado al Municipio. ¿Connivencia con el poder político comunal?


En la madrugada de ayer fue detenido el jefe de la barra brava de Banfield, Miguel "Miguelito" Tuniñali (39). La orden fue impartida por el juez de Garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale, luego de la solicitud de detención realizada por el fiscal Pablo Rossi, quien ordenó diversos allanamientos, los que derivaron en ocho detenciones realizadas por agentes de la Policía Bonaerense y la Aprevide. Las internas del club y el municipio lomense no estarían ajenas al episodio.

[video width="640" height="352" mp4="http://politicadelsur.com/wp-content/uploads/2018/08/WhatsApp-Video-2018-08-23-at-23.13.59.mp4"][/video]

Además de “Miguelito”, fueron detenidos su madre Nancy “la Nancy” Bugos; su mano derecha, Gastón Aralda (44), conocido como "El Pelado"; y otros seis integrantes de la barra brava de Banfield, conocida como "La Banda de Miguel". Se los acusa de integrar una asociación ilícita que manejaba la venta y reventa de entradas, puestos de comida en los alrededores de la cancha, la sede social del club e incluso el negocio de los "trapitos" de los estacionamientos lindantes al estadio.

Durante el operativo fueron secuestrados cerca de tres mil carnets de socios del club, celulares y prácticamente un arsenal. “Miguelito” también es sospechado por extorsionar a socios y retenerles sus carnets. Un dato no menor es que se encontraron elementos vinculados a la Municipalidad de Lomas de Zamora: camperas, planillas y herramientas diversas. El barra comandaba una cooperativa municipal que realizaba “tareas” vinculadas con volquetes, algo que también es investigado.

Otro dato destacado es que Tuniñali, junto a un selecto grupo de barras, formarían parte del plantel de empleados de la Comuna. Al primero se lo menciona como empleado en la Delegación Municipal de Banfield Oeste, en tanto que el resto cumpliría funciones de barrenderos municipales, además de ser miembros de la cooperativa que “Miguelito” regenteaba y que realizaba trabajos con los volquetes.

Este tema no sería menor y estaría siendo motivo de una profunda investigación desde la Provincia de Buenos Aires. Las sospechas por cobijarlos apuntan a funcionarios de primera línea del intendente Martín Insaurralde y a algún destacado miembro del Concejo Deliberante lomense. Las esquirlas podrían llegar al propio jefe comunal.

La interna del club tampoco estaría ajena a lo ocurrido. El “rumor” habla de que la “entrega” de los “capos” de la barra habría formado parte de un acuerdo entre las diversas agrupaciones políticas con el objetivo de alcanzar la unidad. Las elecciones en Banfield están previstas para el 6 de octubre próximo.

En principio, habría continuidad del oficialismo. Si bien Eduardo Espinosa no puede repetir, todo indicaría que un delfín suyo se haría cargo de la conducción del club: Lucía Barbuto, acompañada por algún dirigente afín a Insaurralde. Aunque las derivaciones de lo ocurrido ayer podrían hacer cambiar todo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS