miércoles 12 de diciembre de 2018 - Edición Nº3102

Gremiales | 10 ago 2018

Con un extendido triunfo del oficialismo, la CTA Autónoma votó y terminó de fracturarse

La central confirmó el triunfo de la lista que encabezó Ricardo Peidro, con fuerte predominio del gremio ATE. En la provincia de Buenos Aires y la región, consolidaron sus conducciones, salvo en Lomas de Zamora. Por la suspensión previa y el pedido del sector de Micheli, los resultados deberán ser ratificados por la Justicia. Documento favorable de los veedores internacionales.


Por Diego Lanese 

En medio de la jornada histórica por la legalización del aborto en el Senado, la CTA Autónoma votó en todo el país su nueva conducción. Sin hacer caso a la suspensión que un día antes intentó el Ministerio de Trabajo nacional, la central realizó las elecciones marcadas por la controversia, ya que el sector que lidera Pablo Micheli hizo una presentación para que se declaren ilegales los comicios. Pero la dirigencia desoyó estos pedidos y aseguró que el proceso, que incluyó dos congresos nacionales y el aval de muchos gremios, se completó satisfactoriamente.

De esta manera, se formaliza una nueva fractura en la CTA, que tendrá en la fracción Perón una nueva conducción, encabezada por Ricardo Peidro (AAPM-visitadores médicos), Hugo “Cachorro” Godoy (ATE) y Claudia Baigorria (Conadu Histórica), y dejará aislado a Micheli, que hizo su propio acto electoral a fines de junio. En la región también se eligieron nuevas conducciones, predominado la hegemonía del gremio estatal.

El miércoles por la noche, luego de varias horas de votación, el oficialismo se adjudicó el triunfo a través de la Lista 1-Germán Abdala. El pedido de no realizar la elección por parte de la cartera laboral no fue escuchado por la conducción de la central y la oposición clasista, que decidieron realizar los comicios.

Esto generó que en algunos lugares, al principio del día se produjeran momentos de tensión, ya que muchos lugares del Estado donde debían abrirse mesas, fueron notificados por el Ministerio de Modernización que los comicios estaban suspendidos y trataron de evitar que se desarrollen los comicios. Pero las cerca de 3 mil meses abrieron por la mañana y votaron unos 240 mil afiliados para elegir a la nueva conducción, que asumirá sus cargos hasta 2020.

Cerca de las 22, el oficialismo se adjudicó el triunfo ante la lista clasista que encabezó la dirigente docente Ileana Celloto. Ambos espacios compitieron para elegir más de 6 mil cargos, pero ahora deberán esperar que estas elecciones sean avaladas por la Justicia. Es que la impugnación del día anterior del Ministerio de Trabajo terminará en una “batalla legal” por el reconocimiento del sector Perón y del que lidera Micheli.

Desde este espacio acusaron a Peidro y Godoy de buscar “la intervención de la CTA” y remarcaron que la primera consecuencia de esta estrategia fue que “ninguno de los integrantes de la central fue invitado al Consejo del Salario”.

Más allá de esto, el oficialismo se alzó con el triunfo en las principales seccionales. En la provincia de Buenos Aires, la lista que encabezó el estatal Oscar De Isasi obtuvo el 86 por ciento de los votos. Sobre los posibles problemas legales, el secretario general y dirigente estatal admitió: “Sabemos que no será fácil nuestro camino, pero la legitimidad que vale es la de los trabajadores y trabajadoras.”

En tanto, en la región se dio uno de los pocos triunfos de la lista Multicolor. La lista que encabezó María de los Ángeles Troitiño se alzó con la victoria y mantuvo la conducción de la regional. En el distrito, desde hace dos décadas un grupo clasista comanda ATE Sur, que es el bastión que permite este triunfo de la oposición. En el resto de los distritos, fue claro el triunfo de la lista del oficialismo.

La CTA difundió el informe final de los veedores internacionales convocados por la central para que garanticen la transparencia de los comicios. Los encargados de esta tarea fueron: Douglas Martins Izzo, de la CUT de Brasil; Sergio Padilla, de la Confepider de México; Héctor Castellano y Gabriel Melgarejo, del PIT-CNT de Uruguay; Gilberto Martínez, de la CUT de Colombia; Graciela Congo, de la CUT Auténtica de Paraguay; y Amalia Pereira Campos, de la CUT de Chile.

El análisis de los veedores estableció que las elecciones se dieron “en un marco de intencionalidad de obstaculizar dicho proceso por parte del Ministerio de Trabajo del gobierno argentino, el cual rechazamos rotundamente por considerarlo una injerencia directa en la práctica libre y democrática de los trabajadores, en contraposición con lo dispuesto por el convenio 87 de la OIT”.

“Hemos constatado en algunos centros de votación la prohibición por parte de algunas patronales a que se instalaran los circuitos correspondientes para el correcto desarrollo del ejercicio. Hemos visitados diferentes circuitos en la capital, donde pudimos observar el ejercicio de la voluntad soberana de los afiliados a la CTA autónoma, por medio del voto secreto para elegir sus autoridades; en esta oportunidad, con la opción de dos listas que disputan los cargos de dirección de la organización”, denunciaron los veedores.

Al margen de estas situaciones, destacaron que “el libre ejercicio de la democracia sindical se hizo en un marco de paz, respeto y tolerancia; con absoluta transparencia y con el contralor de delegados de las dos listas en competencia”. “Que por nuestra parte sólo nos resta felicitar a los compañeros y compañeras de la CTA Autónoma, por la organización ejemplar del acto eleccionario, por el ejercicio libre y democrático para elegir sus autoridades y por su valentía de desarrollar este proceso pese a los intentos de injerencia”, concluyeron los participantes internacionales.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS