domingo 18 de noviembre de 2018 - Edición Nº3078

Gremiales | 2 jul 2018

Los trabajadores de Télam le respondieron a Lombardi

Luego de que el funcionario asegurara que la agencia estatal aumentó su número de empleados para convertirse en una “usina de propaganda partidaria” del kirchnerismo, los trabajadores se defendieron e exigieron las reincorporaciones.


En el marco de la toma pacífica de la agencia de noticias Télam por el despido de 354 trabajadores, el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, justificó que el organismo estatal había duplicado su cantidad de empleados durante el período kirchnerista para funcionar como una “usina de propaganda partidaria”. Los trabajadores le respondieron.

El delegado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) Esteban Giachero remarcó que los trabajadores siempre discutieron en asambleas “las líneas editoriales” que les imponían y que incluso sacaron comunicados para repudiarlas. “Nosotros hacemos periodismo. No es que no tengamos ideologías, pero básicamente somos trabajadores. Es un argumento falaz para seguir viviendo de ‘la pesada herencia’”, consideró el editor de videos de la empresa.

Además, destacó que los cables de Télam son usados por “todos los medios, oficialistas y opositores”, y que la cantidad de abonados “creció” durante las gestiones kirchneristas y el gobierno actual, lo que da cuenta de la credibilidad que sostiene el organismo.

Giachero aclaró también que el número de empleados creció en la última década porque “se abrieron más secciones, como la audiovisual, radio, infografías, servicio de Streaming y archivos periodísticos y fotográficos, que son patrimonio nacional”.

Por otra parte, contó que luego de asumir el presidente Mauricio Macri, el Gobierno incorporó a Télam “jefaturas en todas las secciones”, con sueldos mayores a los 70 mil pesos, y que también se sumaron otros trabajadores porque había puestos vacantes que era necesario cubrir. Así, queda en claro que las incorporaciones no se dieron únicamente durante el gobierno kirchnerista.

Otra de las acusaciones de Lombardi fue que desde que asumió el Gobierno en 2015, los trabajadores hicieron más de “61 paros” en un contexto en el que no había “ninguna situación de tensión” que los justificara.

Giachero respondió que algunos de los motivos de las medidas de fuerza fueron que echaron a “dos compañeros por un supuesto error periodístico”, que la empresa le hizo un sumario a ocho trabajadoras “por hacer un ‘ruidazo’”, en el marco del Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo, y que también fueron sancionados otros dos empleados por negarse a hacer una tarea que por su categoría no les correspondía.

Una de las afectadas por los despidos fue la familia Blastre, oriunda de la localidad de Llavallol. Si bien Héctor, que trabaja hace 42 años en la empresa, recibió el mail de “bienvenida” a la “nueva agencia Télam”, su hijo Patricio, empleado desde hace diez años en el área técnica, fue despedido.

Héctor Blastre vaticinó que será difícil para su hijo conseguir un nuevo empleo porque actualmente “el sector público está despidiendo y el sector privado no absorbe gente porque no están dadas las condiciones”.

También, el empleado del área de Publicidad cuestionó que la agencia despidió a trabajadores con “licencia médica por enfermedades terminales”. “No sólo quedaron 354 trabajadores sin su sustento diario, sino que detrás de ellos hay familias que están padeciendo las consecuencias”, lamentó.

La permanencia pacífica de trabajadores continúa en los edificios porteños de la agencia. Hoy a las 14 se llevará a cabo una conferencia de prensa en la que se anunciarán las próximas medidas de fuerza a tomar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS