lunes 21 de enero de 2019 - Edición Nº3142

Policiales | 7 jun 2018

Según su hermano, la relación entre Érica Soriano y Lagostena “no era buena”

Luciano Soriano ratificó que el hogar a leña de la casa de Lagostena “estaba caliente y limpio” al otro día de la desaparición, a pesar de que hacía entre “24 y 28 grados”.


El hermano de Érica Soriano, Luciano, declaró ayer en la tercera jornada del juicio que tiene como principal sospechoso a la pareja de la joven, Daniel Lagostena, acusado de “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género”.

“¿Qué querés? ¿Que Daniel se suicide?”, habría sido lo que le respondió Érica Soriano a su hermano, ante su simple propuesta de que se quede a dormir por una noche en la casa de su madre, en vez de regresar a la vivienda que compartía con Lagostena. Esto daría cuenta de que la relación entre el acusado y la víctima “no era buena”.

Luciano Soriano relató que al otro día de la desaparición de su hermana, fue a la casa de Lagostena y presenció un allanamiento que realizó la policía. El joven recordó que en un momento tocó el hogar a leña de la casa, y se dio cuenta de que estaba “caliente y limpio”. Lo llamativo es que, según él, ese día hacía entre “24 y 28 grados”.

Al ser consultado por la Policía, Lagostena habría contestado que prendió el hogar para “cocinar un pedazo de carne”. Luego, habría cambiado sus argumentos y habría dicho que quemó unos tirantes que “había usado para trabajar y le habían sobrado”.

El día del allanamiento también encontraron en la casa del acusado la cartera de Érica con sus “documentos, la billetera, y las tarjetas de débito y crédito”. Según Luciano, lo que le explicó Lagostena a la familia de Érica fue que “habían discutido en la vereda y él intentó retenerla, pero que ella manoteó monedas, el celular y se fue”.

Otro de los datos llamativos relatados por el joven, es que Érica le dejó a una inmobiliaria de Villa Adelina el número de teléfono de la casa de su madre, para que llamen por si había alguna propiedad para alquilar. Luciano cree que su hermana “hizo esto para que no se entere” Lagostena de que se quería mudar, probablemente sola.

Luciano contó también que Florencia, hija de Érica, encontró luego de la desaparición, que Lagostena había puesto de ‘nick’ en su cuenta de Messenger: “Las semillas más valiosas en la tierra más fértil”. Esto le llamó la atención a Luciano, quien hizo una denuncia porque pensó que el sospechoso podría haber “enterrado en un cementerio” a la víctima.

El caso

Érica Soriano, que estaba embarazada de dos meses desapareció el 20 de agosto de 2010 en el partido bonaerense de Lanús. Daniel Lagostena, que habría sido la última persona que la vio, está acusado de haberla matado. Actualmente se encuentra con prisión preventiva, a la espera del fallo en el juicio que se extenderá hasta el 15 de junio.

El día de la desaparición, Lagostena acompañó a Érica al ginecólogo. Alrededor de las 22, la joven habló por celular con una amiga y le dijo que estaba yendo con el imputado hacia su casa en auto. Según la amiga, la pareja iba manteniendo una pelea.

En la madrugada del 21 de agosto Lagostena intercambió varios mensajes y llamadas con su sobrino Brian Poublán. Lo llamativo para la Justicia es que el imputado no tenía hasta entonces un trato cotidiano ni frecuente con el joven, y que las comunicaciones se dieron en un horario poco habitual.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS