domingo 09 de diciembre de 2018 - Edición Nº3099

Club Lanús | 12 abr 2018

Los arbitrajes en la Superliga, dignos de favorecer o perjudicar

Se habló mucho en la semana sobre Facundo Tello, el encargado de impartir justicia en el polémico Temperley-Lanús jugado en el Beranger. Esa actuación volvió a despertar suspicacias sobre la lealtad de los árbitros en el fútbol argentino.


"La verdad que son horribles, dirigen muy mal. Deberían replantearse varias cosas dentro del arbitraje argentino, y si es algo que viene de la política, reconsiderarlo todo". Las palabras son de Lautaro Acosta después del empate de Temperley a través de un penal mal cobrado. Con esa igualdad, el Celeste por ahora se salva del descenso, pero lo que protestó todo Lanús es lo que vino reclamando a lo largo del torneo.

Hubo varios fallos en los que el Granate se sintió perjudicado durante el transcurso del campeonato, y aunque desde el entorno de Banfield digan que Lanús "abrió el paraguas", Nicolás Russo y los suyos tuvieron situaciones para sentirse perseguidos.

Germán Delfino será el árbitro el sábado en Guidi y Arias desde las 15.30. El juez nacido en Ramos Mejía tiene varios antecedentes dirigiendo al Granate. En la presente Superliga no le cobró un claro penal a Lanús cuando enfrentó a Racing en Avellaneda. En esa occasion, el equipo de Ezequiel Carboni perdió 3-1, pero cuando estaban igualados en cero, el “Laucha” Acosta fue derribado en el área por Alejandro Donatti. En Lanús se sintieron perjudicados, y hasta su presidente habló y dijo de todo.

"Delfino es un gran árbitro, pero me da bronca que no cobre algo cuando lo ve. Pasa que Lanús es un club chico, y en esta Superliga no cobran nada en contra de los grandes", sentenció en ese momento el mandamás del Granate, dando a entender que la infracción la vio y no la cobró.

Sin embargo, el historial de Delfino dirigiendo a Lanús es favorable, ya que sobre 23 encuentros, el Granate ganó 12, empató 6 y perdió 5. Ademas, el juez estuvo en dos presentaciones históricas para los de la Fortaleza: en la Copa del Bicentenario 2016, Lanús se impuso como visitante 1-0 y se consagró en Avellaneda; tambien estuvo en la Supercopa 2017 cuando el Granate venció en La Plata a River por 3-0. Dos antecedentes importantes para tener en cuenta de cara al clásico del sábado.

En la interna de Banfield se hablaba que no querían ser dirigidos ni por Pitana ni por Delfino. Y para designar al árbitro para este clásico del sur, no hubo sorteo.

¿Se habrá movido mejor Nicolás Russo que Eduardo Spinoza y eso será determinante para el sábado? ¿Pesarán las quejas en la semana de todo Lanús para influenciar al árbitro en el choque contra Banfield? ¿Los dichos de Ezequiel Carboni sobre cómo se desempeñará el árbitro el sábado tendrá injerencia en el resultado final? Todas estas preguntas seguramente tendrán respuesta cuando finalice el clásico del sur. Lo único concreto es que en esta Superliga, los árbitros se encuentran en una encrucijada: están entre favorecer o perjudicar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS