miércoles 12 de diciembre de 2018 - Edición Nº3102

Gremiales | 7 mar 2018

Sin paritaria nacional, los gremios docentes pararon y demoran el inicio de clases

CTERA convocó a un paro de 48 horas, que finaliza hoy, lo que afectará el normal inicio del ciclo lectivo. Piden que se vuelva a la negociación de un piso común para todas las jurisdicciones. Cruces por la medida de fuerza. Provincia por provincia, cómo avanzan las discusiones locales.


Por Diego Lanese

Como sucedió en 18 de los últimos 20 años, el inicio del ciclo lectivo en el país comienza con una protesta. En este caso, un paro de 48 horas convocado por el gremio nacional CTERA, que reclama la convocatoria a la paritaria nacional, anulada por un decreto del gobierno de Mauricio Macri.

La decisión, que se remonta a lo sucedido en 2017, hace que no haya mesa de negociación para todo el país ni obligación de fijar un piso salarial para todas las provincias. Desde el Ministerio de Educación mantienen esta postura argumentando que el Estado nacional no tiene escuelas a su cargo y que debe ser cada jurisdicción la que negocie los salarios.

Además del conflicto nacional, hay muchas provincias que están con las negociaciones estancadas, principalmente Buenos Aires y la Capital Federal. En ambos casos, las ofertas salariales (15 y 12 por ciento, respectivamente) no alcanzan, según la óptica de los gremios. En ambos casos,las ofertas no incluyen la llamada “cláusula gatillo”, lo que entorpece más la situación. En territorio bonaerense, donde la relación del gobierno de María Eugenia Vidal con los sindicatos es más tensa, se generaron fuertes cruces y una interna en el Frente de Unidad.

El paro de CETERA fu anunciado el viernes pasado por la plana mayor del gremio, que lidera Sonia Alesso. “Estamos exigiendo la apertura de la paritaria nacional docente. Lejos de resolver los conflictos en las provincias, hubo fuerte presión sobre los gobiernos provinciales para una pauta del 15 por ciento en cuotas. En algunas provincias están ofreciendo menos del 12 por ciento”, remarcó la dirigente en conferencia de prensa.

El paro nacional docente cuenta con la adhesión de SADOP (docentes privados), pero no de los tres sindicatos restantes que forman la mesa de negociaciones: UDA, CEA y AMET. Sin embargo, se estima que la medida se hará sentir con fuerza en todo el país.

En la semana previa hubo intensas negociaciones para intentar frenar la medida de fuerza, que el cierre de la paritaria nacional hacía previsible. Incluso, los ministros Alejandro Finocchiaro (Educación) y Jorge Triaca (Trabajo) recibieron a los tres gremios que no se suman a la protesta para firmar un acta acuerdo donde se prevé garantizar el fondo compensador educativo para las provincias, aumentar el valor percibido por material didáctico y la discusión en comisiones sobre capacitación e ingreso a la carrera docente.

Esto, afirmaron fuentes sindicales consultadas por Política del Sur, buscó fundamentalmente “limitar el poder de fuego de CTERA”, que no asistió al encuentro y denunció la decisión del Gobierno. En este escenario se juega una pequeña interna gremial: mientras CTERA y SADOP forman parte de centrales obreras o nucleamientos claramente enfrentados al Gobierno (la CTA de los Trabajadores y la Corriente Federal), el resto está dentro de la CGT, que se muestra más dialoguista desde la marcha del líder camionero Hugo Moyano del 21 de febrero.

“No hay que naturalizar un paro nacional. Entiendo el juego de hacerle un paro al Gobierno, pero es como hacérselo a la ONU, porque la Nación no les paga el sueldo a los docentes. Lo que se sigue demostrando es que los gremios docentes no pueden hablar de temas de calidad educativa más allá de lo salarial, entonces clausuran el diálogo”, afirmó el titular del Palacio Pizzurno en declaraciones radiales.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires existe una fuerte disputa entre el Frente de Unidad y la gobernadora Vidal. Los tres encuentros fracasaron cuando el oficialismo se mantuvo casi en su misma postura respecto a la oferta salarial 2018: 15 por ciento en tres veces, sin cláusula gatillo y pagando un plus -por única vez- por presentismo. Este pago pasó de 4.500 a 6 mil, buscando destrabar la situación, y se incluyó en el último encuentro un compromiso de revisión salarial en octubre. No alcanzó.

“No hay voluntad política del Gobierno de acordar”, le dijo a este medio el secretario de Organización de Suteba, Raúl Calamante. Luego de realizar asambleas en todo el territorio bonaerense, se llamó al paro, al que se sumaron la FEB, UDOCBA y SADOP.

Para Calamante, la forma de negociar del gobierno de Vidal “fue poco seria”. “Si tienen una propuesta, la tendrían que haber realizado este miércoles y darnos tiempo que las analicemos en las asambleas. Pero si especulás más allá del último día, en principio no es falta de recursos, no es una buena señal para nadie”, dijo.

La respuesta del Gobierno fue una oferta a cuenta para seguir discutiendo: “Ofrecimos un adelanto a cuenta de futuros aumentos del 5 por ciento a modo de mostrar con hechos concretos cuál es la vocación del Gobierno”, dijo el ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza, en conferencia de prensa, y reclamó “salir de la lógica perversa de los gremios de ir al paro”.

Mapa nacional

En el resto del país, la situación es compleja, con varias jurisdicciones en clima de conflicto. En Capital Federal, el jueves se realizó el primer paro docente del año para rechazar la oferta del 12 por ciento en dos cuotas y revisión. Además, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ofreció un bono por capacitación y por título.

En Santa Fe, la oferta del 16 por ciento en tres tramos con cláusula gatillo fue rechazada por los gremios que se suman al paro. En Mendoza, el gremio SUTE rechazó la oferta del 15,7 por ciento en tres tramos y paran. El Gobierno piensa otorgar el aumento por decreto.

Por su parte, Córdoba ofreció 15 por ciento de aumento en tres tramos y cláusula gatillo. Los gremios adhieren al paro de CTERA. En Santiago del Estero hubo una oferta del 20 por ciento sin cláusula gatillo. Ningún docente de cargo testigo cobrará menos de 11 mil pesos.

Santa Cruz no hizo oferta salarial, en medio de la enorme crisis que afecta al Estado provincial, por lo que se convocó a un paro. En algunos distritos aún no hubo propuesta salarial.

El caso de Formosa es particular, ya que no hay paritarias. Se espera que esta semana el gobernadorGildoInsfránanuncie algo referido a la cuestión docente. En principio, las clases comenzaron con normalidad este lunes.

Otro caso particular es el de Neuquén, donde rige una actualización cada tres meses en directa relación con lo que revele el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Pese a lo novedoso, los gremios lo rechazaron

El salario docente perdió 8 puntos en dos años

En medio de la discusión salarial docente, que hace que varias provincias no iniciaran esta semana el ciclo lectivo, se conoció un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) que alerta sobre la pérdida que tuvo el salario real de los maestros en 2016 y 2017. Con una caída de más de 8 puntos, el sector es uno de los más perjudicados, sólo superado por los choferes de corta distancia, lo que marca la complejidad de una discusión que en marzo suele ser eje de la polémica.

Los números marcan que, incluso si se aceptaran las ofertas actuales, los docentes podrían perder más de 10 puntos en los tres primeros años de gestión de Mauricio Macri como presidente.

El trabajo del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV pone de manifiesto la necesidad de una suba salarial mayor que la del 15 por ciento que se ofrece en promedio, no sólo para ganarle a la inflación proyectada para este año, sino además para recuperar parte de lo perdido.

Según el informe, al que tuvo acceso Política del Sur, transporte y docentes perdieron más de 8 puntos de su salario real, comparado con la inflación. La UNDAV remarca que el sector educativo “es particular”, ya que “clausurada desde el año pasado la discusión nacional, el número consolidado se compone de un promedio de las diferentes jurisdicciones provinciales”. “Desde ya, existe una alta heterogeneidad donde en diferentes provincias la capacidad negociadora de los gremios es baja frente a la patronal estatal. El acumulado de deterioro medio de los docentes, por tanto, se posicionó en el orden del 8,2 por ciento”, sostiene el documento.

El trabajo compara las subas salariales de varias actividades con la inflación y determina que sólo los aceiteros lograron evitar la pérdida. Por su parte, transporte, docentes, petroleros, estatales, trabajadores rurales, comercio, bancarios, camioneros, telefónicos y construcción estuvieron por debajo de la suba general de precios.

“A pesar de la aplicación de la cláusula gatillo en 2017, el acumulado de los últimos dos años muestra un empeoramiento general en los diferentes agrupamientos gremiales. Sacando contadas excepciones, se verifica un aumento salarial anual menor al avance del nivel general de precios entre 2016 y 2017”, analizael trabajo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS