lunes 12 de noviembre de 2018 - Edición Nº3072

Actualidad | 22 nov 2017

Juicio oral por las “usurpaciones vip”

Ayer se formularon las acusaciones. El lunes 27 se darían a conocer las sentencias.


El juez correccional de Lomas de Zamora, Ignacio Miguel del Castillo, abrió la etapa final del juicio oral que tiene en el banquillo al operador inmobiliario Eduardo Daniel “Dado” Salvadores, a la abogada y mediadora del Departamento Judicial de Lomas de Zamora Rosana Paola “Rox” Capotosti y al comerciante José Ricardo “Ricky” Manestar por supuestas estafas, falsificaciones de documentos y usurpaciones de valiosos inmuebles emplazados en las zonas más residenciales del sur del Gran Buenos Aires. Ayer a la tarde fue el turno para que el fiscal Pablo Rossi y el abogado Pedro Cruz Henestrosa (por los particulares damnificados) formulen sus alegatos acusatorios.

Tal como vino informando Política del Sur en ediciones anteriores, cuatro son los hechos que motivaron el juzgamiento: el denominado “Caso Licenziato”, por el que se imputa a Salvadores y Capotosti por haber efectuado maniobras y falsificaciones de documentos para quedarse con las tres propiedades y toda la obra pictórica de la fallecida artista plástica de Adrogué Nelia Licenziato; el “Caso Henderson”, que consistió en la usurpación de una casona del Barrio Inglés de Temperley que la británica había legado a una asociación conocida como BABS, por la que se encuentran juzgados los tres imputados; el “Caso Galpón”, de usurpación de un galpón de unos 1200 metros ubicado en Temperley, que su dueña, residente en la Ciudad de Buenos Aires, había confiado a la Inmobiliaria Salvadores con fines de alquiler o venta, pero que los imputados Salvadores y Manestar habrían decidido ocupar con la empleada doméstica del primero y su grupo familiar, para luego estudiar de qué manera apoderarse “legalmente” del mismo; y el “Caso Tenencia de Arma de Guerra”, a raíz de una pistola de esas características hallada en la mansión ocupada por Salvadores durante el allanamiento en el lugar.

En ese marco, el fiscal Rossi, que contó por segunda vez consecutiva con la compañía -que no pasó desapercibida- del fiscal general adjunto Sebastián Scalera (el mismo que instruye todas las causas por los delitos que se habrían cometido en los predios feriales de La Salada), hizo una pormenorizada descripción de todos los hechos y de las pruebas acopiadas durante el juicio oral, con muchas citas de conversaciones telefónicas en las cuales Salvadores aparece hablando de modo comprometedor con Capotosti, Manestar y otras personas.

Finalmente, terminó por acusar a los tres imputados pidiendo elevadas penas de prisión, en todos los casos de cumplimiento efectivo: para Eduardo Salvadores, seis años de prisión por tres hechos de usurpación (casos “Licenziato” y “Henderson” y un importante galpón), estafa, cuatro hechos de falsificación de documentos (caso “Licenziato”) y uno de tenencia de arma de guerra; para Roxana Capotosti, cinco años de prisión e inhabilitación para el ejercicio de la abogacía, por dos hechos de usurpación (casos “Licenziato” y “Henderson”), estafa, cuatro hechos de falsificación de documentos (caso “Licenziato); y para Ricardo Manestar, cuatro años de prisión por dos hechos de usurpación (casos “Henderson” y “Galpón”).

Además, el fiscal pidió que se restituya a los herederos de la pintora Nelia Licenziato su casa de la calle Amenedo al 100, de Adrogué, un departamento ubicado en Barrio Norte y la totalidad de las obras de arte que actualmente están depositadas en el Banco Ciudad, que suman alrededor de 2400 pinturas.

Momentos de tensión en la Sala de Audiencias

En el momento final del alegato fiscal, el ambiente pareció enrarecerse. Fue cuando el doctor Rossi pidió como medida cautelar -para asegurar el eventual cumplimiento de las penas que podría imponer el juez- la inmediata detención de los tres imputados, debido a que expuso la supuesta existencia de relaciones de los imputados con funcionarios del poder político y judicial local, sumado al poderío económico de Salvadores, lo que lo habría llevado a temer que una posible pena de cumplimiento efectivo pueda verse frustrada por el uso de esas influencias y del dinero.

En ese momento, las miradas entre los imputados y sus defensores eran de total desconcierto, y el ambiente era tan denso que podía cortarse con una tijera. El juez, entonces, decidió pedir la opinión de todas las partes antes de decidir sobre el pedido de detención.

En primer lugar, el doctor Cruz Henestrosa manifestó que adhería parcialmente a la solicitud, limitándolo a Salvadores y Manestar y diferenciándose del fiscal con respecto a la imputada Capotosti, a sabiendas de que tiene dos hijas menores de edad y que su encierro preventivo podría afectar su función como madre.

Por su parte, los defensores particulares (Rafael Sal Lari y César Albarracín) hicieron una encendida oposición al pedido del fiscal, al expresar que no hay razones para sospechar de una eventual puesta en fuga de su defendido, a lo cual adhirió el defensor oficial Sergio Robles (por Capotosti y Manestar).

Por último, con la decisión negativa del juez de detener en ese mismo momento a los imputados, la calma volvió a la Audiencia.

El peculiar alegato del abogado querellante

Aunque el abogado Cruz Henestrosa, que representa a las víctimas de la familia Licenziato, a la Asociación Inglesa BABS y a la propietaria del galpón usurpado, agregó la mención a algunas pruebas no aludidas por el fiscal Rossi en su detallado alegato -al que, asimismo, se remitió en todos sus términos-, sorprendió con una exposición que estuvo acompañada de gigantografías correspondientes a innumerables documentos cuya legalidad es cuestionada -y sospechada de falsificación-, a las cuales colocaba sobre un atril que permitía que todos los asistentes pudieran seguir la explicación de cada caso.

Afirmó, también, que el “Caso Licenziato” no podía analizarse fuera del contexto general de la causa, y, en particular, del cúmulo de evidencias que surgían de diversas conversaciones telefónicas en las cuales, particularmente en relación al “Caso Henderson”, se advertía una clara intención de fraguar documentación correspondiente a la extinta artista inglesa una vez que lograran ingresar a su casa.

Si bien compartió la acusación efectuada por el fiscal, pidió penas algo inferiores con respecto a los imputados Capotosti y Manestar.

De aquí en adelante

Mañana a partir de las 14 será el tiempo de que las defensas hagan sus exposiciones. Por su parte, el doctor Del Castillo anunció que, en principio, el lunes 27 de noviembre dará a conocer la sentencia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS