sábado 23 junio, 2018

Por la vigésima fecha de la División Metropolitana, el Granate se impuso agónicamente a la Academia por 64-63 en un triunfo muy festejado. De esta manera, los de Ezequiel Vallet sumaron la décima victoria consecutiva y son más líderes que nunca de su zona.

Lanús tuvo una prueba de fuego ante Racing y pudo superarla. Corrió de atrás durante gran parte del encuentro y supo reponerse en el tanteador para hilvanar su décimo triunfo en fila, que tiene como consecuencia números arrasadores: once juegos invictos en casa y un récord de 18-2 (90 por ciento). Por el lado visitante, acumuló su segunda caída consecutiva y se coloca en la tercera ubicación con una cosecha de 14-5.

En el Grana se produjo el debut, muy auspicioso, de Pedro Calderón (10 puntos y 6 rebotes), así como se destacó la labor de Kevin Jerez Pilotti con 15 unidades, 7 asistencias y 6 rebotes. En el rincón perdedor sobresalió Alejandro Eiguren con 17 tantos, 5 asistencias y 6 rebotes.

El encuentro comenzó con la gran tarea de Racing, que le imprimió mucha intensidad a su juego tanto en la parte ofensiva como en la defensiva. La visita asfixió a su rival con un contundente 11-0, con una excelente puntería en triples (5-6), por obra de Segon (6) y Álvarez (6). El local cayó en la telaraña de su oponente, y por eso el primer cuarto finalizó 23-13 para la Academia.

En el arranque del segundo período, el Granate optimizó su rendimiento con la rotación de nombres y se acercó 26-23. De todas formas, el anfitrión continuó con deficiencias en su andar, al mismo tiempo que la visita siguió marcando el ritmo del encuentro para acaparar una brecha considerable de 42-30 para retirarse a vestuarios con una gran efectividad en la tercera dimensión (11-19 en el primer tiempo).

Tras las charlas en vestuarios, el plantel lanusense entendió que a partir de hacerse fuerte en defensa podía estar la clave del partido. Madera (8) colaboró para empardar el tanteador 46-46, a falta de 3:30 minutos. En ese momento crítico, de escasez en ofensiva, la Academia reaccionó y sostuvo la delantera 52-47 en el final del tercer segmento.

El último capítulo entregó grandes momentos de emociones, ya con la tesitura de complejidad, pero con el amor propio y el deseo de ambos equipos. Racing respiró con el 59-54, a falta de 6 minutos, pero se hundió en una sequía notoria para convertir. Por su parte, Lanús encontró en Jerez Pilotti el guía para ese trance difícil y pasó al frente por primera vez en la noche 60-59, con 2:20 minutos en el reloj. Calderón clavó una bomba decisiva para el 63-59, con 1:30 minutos. Eiguren rescató a la Academia con cuatro puntos seguidos para igualar 63-63, a falta de 43 segundos. El balón pesaba una tonelada para los dos, con tintes propios de noches de playoffs. Madera forzó una falta y metió el primero de los libres para adelantar 64-63, con 7 segundos. Racing tomó el rebote, pero no logró armar el tiro antes de la chicharra, que desató la celebración del Granate, que se sacó la espina al vencer a la Academia, uno de los dos rivales que lo pudo vencer en la zona.

Síntesis

Lanús (64): Jerez Pilotti (15), Strack (12), Madera (8), Varela (11), Mansilla (2); Lucero (0), Calderón (10), Ávalos (3), Quercetti (3). DT: Ezequiel Vallet.

Racing (63): Eiguren (17), López Banegas (7), Álvarez (11), Segón (9), Jerez (0); Rioyo (0), D´ Ambrosio (11), Antoniuk (8). DT: Germán Intonio.

Parciales: 13/23, 30/42, 47/52.

Árbitros: Aitor Aramayo y Leonardo Corzo.

Estadio: Antonio Rotili.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.