lunes 20 noviembre, 2017

La diferencia de CFK llegó a los 13 puntos en la región y se esperaba más. Hubo matices.

Por Ruben Molina

En una elección con resultado incierto aún, pero con olor a ajustado triunfo “K”, la Tercera Sección Electoral volvió a ser determinante a la hora de dar su apoyo al peronismo, en particular a Cristina Fernández. La región hizo su aporte a la causa del kirchnerismo, pero en Cambiemos están satisfechos porque la brecha no fue tan grande como se esperaba. Hubo sorpresas y llamados de atención para ambos lados. El massismo hizo una magra elección, y al ir dividido en varios distritos, podría quedarse con las manos vacías en algunos concejos deliberantes.

Sin dudas, la sección traccionó votos para Cristina. Al cierre de esta edición de Política del Sur, los números eran contundentes: Unidad Ciudadana obtuvo un 41,20 por ciento, contra el 28,34 de Cambiemos. La diferencia entre ambas fuerzas es de 12,86 puntos. El frente 1País obtuvo el 14,42 por ciento. Los datos provisiorios en la provincia, con el consabido y polémico faltante del 4,32 por ciento de los sufragios, son los siguientes: Cambiemos 34,19; Unidad Ciudadana 34,11; 1 País 15,53.

Los datos más llamativos de la región ocurrieron, justamente, en los distritos del “norte”. En Avellaneda, el más cristinista de los intendentes, Jorge Ferraresi, fue el que menos votos aportó a la “causa”. En el distrito que CFK eligió como lugar para instalar su búnker, Unidad Ciudadana sacó el 37,58 por ciento; Esteban Bullrich el 33,08; y Sergio Massa el 14,25. Una diferencia de tan solo 4 puntos entre el cristinismo y el macrismo. Lo más sugestivo es que hubo corte de boleta en contra de la ex Presidenta. En el orden local, la elección fue: Unidad Ciudadana 38,80 por ciento; Cambiemos 32,26.

La situación de 1País en Avellaneda es especial. Hubo dos listas: la que encabezó Armando Bertolotto, que llegó al 7,12 por ciento; y la liderada por José Alessi, con el sello del CoPeBo, que sacó el 6,49 por ciento de los votos. Si estos números se trasladaran a las generales de octubre, el massismo no obtendría ninguna banca y ambos sectores se quedarían con las manos vacías. El porcentaje “mágico” es 8,66 por ciento. Hay que superar ese número para meter un concejal.

Al intendente de Lanús, Néstor Grindetti, le sucedió algo similar que a su vecino de Avellaneda, con la diferencia de que aquel representa a Cambiemos. Se podría decir que hubo prácticamente un empate técnico. Las últimas cifras le dan un ajustado triunfo a CFK: 34,87 por ciento contra el 34,72 de Bullrich. Más retrasado 1País con el 14,5 por ciento.

Se esperaba más de Néstor Grindetti. Varias encuestas así lo indicaban. De todas formas, pudo cantar victoria en el orden local al sacar el 34,69 por ciento. Edgardo Depetri, de Unidad Ciudadana, alcanzó el 32,88, mientras que Sebastián Beroldo, de 1País, obtuvo el 13,76 por ciento.

En Lomas de Zamora, la lista de Martín Insaurralde salió airosa, aunque no con la ventaja que esperaba. En estas tierras, CFK logró el 41,07 por ciento, contra el 29,96 de Cambiemos. La diferencia fue de 11 puntos. Por su parte, 1País cumplió con la media del massismo en la región, al alcanzar un 13,73 por ciento. En la local, la elección fue similar: Guillermo Viñuales sacó 39,7; Gabriel Mércuri 28,87; y Ramiro Trezza 13,15.

En el búnker de Mércuri hubo fiesta y la sensación de que en octubre la diferencia se podrá acortar aún más. En tanto que, del lado del PJ, hubo muchas dudas. Había un acto previsto en la sede de ese partido que fue suspendido. Martín Insaurralde nunca se acercó hasta allí, y ni siquiera estuvo en el bunker de Pereyra Lucena, donde se cargaban los datos locales y en el que no pocos miraban asombrados los números que llegaban de la lista 31, encabezada por Juan Viñales, quien obtenía un 9,44 por ciento.

Mariano Cascallares, en Almirante Brown, hizo la mejor elección para el kirchnerismo en la región. Aquí, Unidad Ciudadana sacó el 40,99 por ciento. A pesar de los festejos iniciales, Cambiemos apenas llegó al 26,01, casi 15 puntos de diferencia. El frente 1País también hizo su mejor elección en la región al llegar al 15,59 por ciento. En tanto, la elección local arroja cifras similares: la lista encabezada por Juan Fabiani ganó con el 39,37 por ciento; contra el 25,32 de la nómina de Carlos Regazzoni. Aquí, el massismo también fue dividido: la pulseada la ganó Mario Serrano: 8,15 por ciento, contra el 6,75 de Daniel Bolettieri. Con esos números, en octubre, los dos quedarían afuera del HCD.

Finalmente, en Esteban Echeverría, Fernando Gray hizo un buen aporte a CFK. Unidad Ciudadana llegó al 39,41 por ciento, mientras que Cambiemos logró el 28,57. Por su parte, Sergio Massa recibió el 15,42. La elección local fue parecida: Magdalena Gray ganó con el 39,10 por ciento, seguida por Evert Van Tooren con el 28,87. En 1País hubo duelo: lo ganó Fernando Souza, quien al frente de la lista de Co.Pe.Bo. recogió el 6,87 por ciento, contra el 6,73 de la liderada por Néstor Pulichino. Con esos números ninguno de los dos ingresaría al Concejo Deliberante.

Finalmente, para el olvido quedó la elección del randazzismo, que en la sección obtuvo el 5,64 por ciento y en la región sus representantes andaban por esos valores. De más está decir que con esos números no estaría metiendo ni siquiera un diputado provincial.

A partir de ahora comenzará la danza de especulaciones y la rediscusión de estrategias de cara a la elección de octubre. La que vale y no pocos creen que, en la provincia de Buenos Aires, y en particular en la región, volverá a convertirse en un virtual “balotaje”.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.