Back Entrevistas Las entrevistas de Política del Sur Entrevistas ENTREVISTA - GUSTAVO ARRESEYGOR “Los trabajadores no pueden ser siempre la variable de ajuste”
ENTREVISTA - GUSTAVO ARRESEYGOR “Los trabajadores no pueden ser siempre la variable de ajuste”
Escrito por Redacción   
Miércoles, 02 de Marzo de 2016 08:38

El titular del Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA) analizó los primeros dos meses del Gobierno de Macri y reconoció que la preocupación más grande del sector es la suba de precios. “Hay que parar la inflación con inclusión, porque de la forma más ortodoxa genera más desempleo”, sostuvo. El peligro que los despidos lleguen al ámbito privado.

 

Por D.L.

A comienzos de los ‘70, en la localidad bonaerense de Florencio Varela un grupo de empleados rurales fundó el Sindicato Argentino de Trabajadores Horticultores y Agrarios (SATHA), que primero comenzó como asociación, buscando defender los derechos de un sector históricamente castigado por la precariedad y el abuso. Con el correr del tiempo, el gremio se hizo fuerte en la provincia de Buenos Aires y en la actualidad ejerce un importante contrapeso a la UATRE, el sindicato que conduce Gerónimo “Momo” Venegas.

Gustavo Arreseygor es el secretario general del SATHA y busca proyectar su experiencia a todo el país creando una federación nacional. En esta entrevista con Política del Sur, el dirigente pone su mirada sobre la actualidad del Gobierno nacional, los primeros dos meses de Mauricio Macri y la realidad del campo, que tanto debate genera. “Hay que parar la inflación con inclusión, porque de la forma más ortodoxa genera más desempleo”, advierte y pide que el ajuste no pase como siempre por los trabajadores.

—¿Qué balance se puede hacer de estos dos meses de la gestión de Mauricio Macri?

—El balance inicial es que hemos visto algunos aciertos, muchos desaciertos, me parece que falta un poco de “timing” político. Hay que saber que este es un gobierno ortodoxo, obviamente, tenemos que tener en claro la orientación política que tiene. Algunas medidas había que tomarlas, pero hay muchas cosas que se tienen que corregir, como el Impuesto a las Ganancias. Lo venimos discutiendo hace rato, y no puede subirse el mínimo no imponible sin modificar las escalas, eso es fundamental. Van apenas dos meses, heredaron una economía compleja, hay que esperar un poco más, por lo menos seis meses, para saber que se puede rescatar de todo esto.

—¿Hoy para los trabajadores el principal problema es la inflación?

—Sí, es la preocupación más grande, porque licúa los sueldos. Un trabajador que ganaba antes de que asuma Macri 10 mil pesos, después de la devaluación del dólar pasó a tener un 50 por ciento menos, si a eso le agregás la suba de los precios, te quedas sin salario. Eso es lo que le planteamos al gobierno, que tenga en cuenta que los trabajadores no pueden ser la variable de ajuste siempre, porque es el que más sufre.

—¿Hay temor que los despidos que se están dando en el Estado se trasladen al sector privado?

—Va a haber despidos en el sector privado, el otro día Antonio Caló dijo que en su gremio va a perder en dos meses entre 5 mil y 20 mil trabajadores. Es una locura, es mucha gente la que va a sufrir esto. Hay mucho desconcierto y temor, hay que parar la inflación con inclusión, porque de la forma más ortodoxa genera más desempleo.

—En este contexto, se hace necesaria la unidad de la CGT. ¿Cómo viste el encuentro de los tres referentes con el presidente?

—En realidad los trabajadores deberíamos estar siempre juntos, es lo mejor para el sistema, porque se construye un polo de poder que le puede plantear cosas al gobierno, que tendrá que atender esos reclamos. Lo veo bárbaro lo de la unidad, y que los tres secretarios generales se hayan juntado para ver si podemos llegar a una unidad no sólo de números sino de concepción, en todo sentido.

—Gerónimo Venegas dice que el fin de las retenciones beneficiará a las economías regionales y el campo. ¿Coincidís con esta mirada?

—En algunos aspectos puede ser, pero en muchos otros no. La baja de las retenciones le sirve al sojero, que son en realidad economías muy concentradas que prácticamente no usa mano de obra, en términos laborales no tenés casi gente empleada. El gran problema lo tenemos hoy en los grandes productores de manzana, de tomate, les está yendo muy mal, en la cosecha anterior y en esta peor. Esto va a hacer que el año que viene muchos productores no puedan encarar la cosecha, no van a tener los recursos necesarios.

—¿En qué quedó el fallo que reemplazó el RENATEA, y devolvió el control de los trabajadores del campo al viejo RENATRE?

—En realidad, según lo vieron nuestros abogados, el dictamen judicial no es muy claro, es ambiguo, es cierto que se tiene que volver al origen, al RENATRE, lo que no está claro es si UATRE solo va a ocupar ese lugar, o pueden ingresar todos los gremios. Nosotros nos presentamos ante la Justicia como parte interesada, porque parte de esos fondos que van a recaudar son de trabajadores que nosotros representamos. Hay que esperar que la Cámara vuelva a fallar, por ahora no está claro cómo se implementará. Hay una zona gris desde lo legal.

 
Banner