jueves 14 diciembre, 2017
Actualidad, Gremiales

Grosi: “Estamos muy tranquilos y vemos una operación política detrás de todo esto”

>Redacción Redacción
diciembre 03, 2017

El titular del Sitraic se refirió así a la intención del Gobierno de dar de baja a 450 gremios. Aseguró que en el sindicato todo está al día y sostuvo que “hay una moneda de cambio” entre el Ejecutivo y “la burocracia sindical” por la aprobación de la reforma laboral.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción (Sitraic), Víctor Grosi, opinó que la intención del gobierno nacional de dar de baja a 450 gremios que no regularicen su situación es “un ataque político y, cuando pueden, jurídico administrativo”. Al respecto, destacó que en su sindicato están “muy tranquilos” porque tienen al día sus memorias y balances, sus asambleas ordinarias y su registro de afiliados, y porque no están acusados de “ningún caso de coacción ni extorsión”.

En diálogo con el programa radial Política del Sur, Grosi observó que, “en términos políticos, hay una moneda de cambio entre el Gobierno y la burocracia sindical con respecto a la reforma laboral”, en referencia al triunvirato de la CGT, incluida la UOCRA de Gerardo Martínez, y enfatizó: “Cuando ellos van a discutir, no van a discutir la situación de los trabajadores, la de los jubilados. Ellos van a discutir cómo mantienen sus privilegios, sus cajas”.

En esa línea, continuó: “Nos encontramos de nuevo con la misma jugada. Usan a la burocracia para que los trabajadores sean los que paguen el pato de la boda de todo lo que pasó en este gobierno, ya con dos años, y en el anterior, con el endeudamiento, con la falta de inversiones, con todo lo que se dijo que iba a pasar y que no pasa. La inflación sigue, las tarifas suben y todo sale del bolsillo de los trabajadores. ¿La burocracia qué hace? Que explote todo, pero que a nosotros no nos toquen.”

“Nosotros estamos muy tranquilos y vemos una operación política detrás de todo esto”, recalcó el dirigente gremial, y sostuvo que, por el contrario, “el que no tiene que estar tranquilo es el Gobierno, porque se va sacando la máscara estos últimos días de una forma realmente promiscua, porque está mostrando su verdadera cara”. En ese marco, señaló que “querer tener acción directa sobre los gremios es absolutamente anticonstitucional”.

Por otra parte, Grosi recordó que el Sitraic está realizando una campaña contra el trabajo en negro y que, para ello, cuenta con el apoyo del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires como veedor en las obras de construcción a cargo de la UOCRA, junto a inspectores de seguridad e higiene y de situación laboral.

Sobre ello, denunció que los trabajadores hacen sus tareas de forma precarizada, sin seguridad y no inscriptos legalmente, como ocurrió en tres obras de construcción de Lanús con más de 50 empleados cada una en esas condiciones. Además, advirtió que esta semana su sindicato presentará una denuncia penal porque tres días después de una inspección que hizo en una obra en Lomas de Zamora murió un trabajador.

“Esto es lo que a primera vista saltaría que es lo que está defendiendo el gobierno nacional con respecto a la reforma laboral con estos muchachos”, acusó Grosi, en relación a la UOCRA.

En otro tramo de la entrevista, el titular del Sitraic relativizó que la UOCRA vaya a utilizar patotas sindicales para presionar a los gremios que se oponen a la iniciativa del Gobierno de reducir su número. Dijo: “Nosotros creo que hemos hecho una gran contribución al movimiento obrero, porque están todos judicializados, ya hay cinco prisiones perpetuas, hay prófugos, hay gente con la pulsera. Yo pienso que, en un sesgo de inteligencia, querer usar la fuerza en esta instancia va a ser un error político tremendo.”

Y prosiguió: “Nosotros tenemos una estrategia política y sindical, y no nos apartamos de nuestro método, de la democracia sindical, de la libertad sindical, de que los trabajadores podamos organizarnos libremente y podamos decidir sobre las cuestiones que atañen a nuestro trabajo, a nuestras condiciones, a nuestra vida.”

Por último, Grosi dijo desconocer la posibilidad de que las dos CTA, el sector de la CGT de Pablo Moyano y la Corriente Federal de Trabajadores se unifiquen en una única central gremial de oposición, aunque anticipó que sí van “camino a un frente único”.

“Los que no apoyamos a la reforma laboral en estas condiciones, sin haber consultado a los trabajadores, sin asambleas y sin la decisión de los trabajadores, estamos de un lado, y del otro lado están los que firman lo que les pone el Gobierno”, diferenció.

Y concluyó: “Se están agregando más sectores, se han dejado de lado algunas diferencias. Las diferencias van a existir siempre, pero lo que nosotros entendemos es que hay que dar vuelta esta situación de entrega de tres tipos que fueron y firmaron con toda la mesa de la CGT una reforma laboral inconsulta con respecto a los trabajadores y que los perjudica terriblemente en todos los aspectos, en las condiciones y en lo salarial.”

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.