sábado 18 agosto, 2018

Los intendentes del Conurbano se preparan para sus reelecciones.

 

Por Ruben Molina

 

La decisión del PRO de ir por las reelecciones de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta provocó la reacción de la integridad del arco político. El efecto se hizo sentir en todos los niveles. La del año próximo será una elección presidencial, que también arrastrará a gobernadores e intendentes. La región no es ajena a todo ello, y más allá de que falta bastante para el 2019, todos comenzaron a jugar sus cartas. Oficialismo y oposición tendrán mucho en juego, y como es habitual, nadie querrá perder.

 

Desde el lado de Cambiemos, las cosas parecieran estar bastante claras. Sin dudas las candidaturas de Macri y Vidal traccionarán muchos votos. A favor y en contra. Por el lado del peronismo y su virtual frente opositor, el panorama no sería del todo claro. Sin un candidato único en el orden nacional, y con más dudas que certezas, la provincia se presenta como un bastión difícil de recuperar. Prueba de ello es que cuando antes sobraban los candidatos para ocupar el sillón de La Plata, hoy cuesta encontrar valientes para ese desafío.

 

Prueba de lo antedicho es la decisión de todos los intendentes peronistas de la región de ir por sus reelecciones. En un tiempo lejano quedaron aquellas especulaciones sobre un Martín Insaurralde o Jorge Ferraresi candidatos a la gobernación. Hoy, ambos, tienen prácticamente decidido ir por sus reelecciones comunales. Los nombres de Gustavo Menéndez o Verónica Magario no generan las mayores de las confianzas a la hora de traccionar votos frente a una -hoy- imbatible María Eugenia Vidal.

 

Los peronistas no son los únicos decididos en ir por sus reelecciones. Desde Cambiemos apuestan por un nuevo período de Néstor Grindetti y Martiniano Molina, en Lanús y Quilmes, respectivamente. Pero así como desde los oficialismos locales apuestan a las reelecciones de sus intendentes, desde la oposición el objetivo está puesto en birlarles dichos bastiones. En este caso, es el justicialismo quien tiene más en juego, y para nada sencillas las cosas el año próximo.

 

Lo que viene

 

Vayamos por partes. En Avellaneda hay dos cosas ciertas: por un lado, Jorge Ferraresi irá por una nueva reelección, y por el otro, es un hecho que la actual senadora nacional Gladys González será quien le dé batalla en el distrito. Desde el laboratorio del PRO consideran a Avellaneda y San Martín como dos municipios “ganables” dentro del Conurbano. En el caso de Avellaneda habrá una apuesta fuerte.

 

Difícilmente alguien pueda objetar, dentro de la estructura del PJ, la candidatura de Ferraresi. Diferente es la cosa a la hora de hablar de peronismo. Vastos sectores peronistas jugarán decididamente en contra del alcalde. Son los casos de los municipales Hernán Doval y el peronismo que lidera el ex jefe municipal Baldomero “Cacho” Álvarez de Olivera.

 

En la última elección, Doval y los suyos jugaron dentro del randazzismo y obtuvieron cerca de 5 puntos. Álvarez lo hizo dentro del esquema de Cambiemos. La diferencia entre el oficialismo y la oposición fue de menos de 5 puntos. Sin dudas, la elección del año próximo será de “bandera verde”. En el PRO creen que “sí se puede”.

 

En Lanús se vivirá una situación a la inversa. En 2015, el distrito cambió de manos. Un macrista “paladar negro” como Néstor Grindetti le arrebató el distrito al peronismo, más precisamente al camporista Julián Álvarez. En un distrito netamente peronista, el macrismo sacó pecho.

 

Pero más allá de la buena gestión y el contundente apoyo que recibe diariamente Grindetti, el proceso electoral que se avecina no le será para nada sencillo. Prueba de ello es lo ocurrido el año pasado. El triunfo de Cambiemos fue por una escasa diferencia. En la vereda de enfrente tuvo a un hiper kirchnerista como Edgardo Depetri, quien aspira a recuperar el municipio en 2019. Claro que el concejal tendrá que consensuar con un justicialismo atomizado como lo es el lanusense.

 

No se descarta que el ex intendente Darío Díaz Pérez quiera dar la sorpresa y ser protagonista otra vez. El actual presidente del PJ local quedó con la sangre en el ojo cuando en 2015 no le permitieron pelear en interna su reelección. El “dedo” fue para Julián. Todo es posible en el peronismo de Lanús.

 

En Lomas de Zamora, es un secreto a voces que Martín Insaurralde irá por un nuevo período. Sabedor de que ganar a María Eugenia Vidal en la provincia es una tarea prácticamente imposible, tiene casi todo listo para repetir. La ley le permite un período más y lo aprovechará. Sobre todo, porque considera que es la única garantía a la hora de mantener un distrito tan importante para el peronismo. Seguramente se repita un clásico.

 

Su adversario sería Gabriel Mércuri, aunque no son pocos en el macrismo los que aspiran a un candidato diferente. Consideran que Gabriel tiene un techo y que el resultado está “cantado”. Con otro nombre habría más chances. El problema es que no surgen esos nombres. El “laboratorio amarillo” trabaja a pleno para conseguir una alternativa. En las últimas semanas, una encuesta telefónica realizada en territorio lomense lo menciona al actual ministro de salud, Andrés Scarsi. En el PRO se buscan candidatos con domicilio en Lomas de Zamora.

 

Por el lado de Almirante Brown, el panorama es bastante claro y menos complejo que en el resto de las comunas vecinas, al menos del lado del peronismo. El actual intendente, Mariano Cascallares, irá por su primera reelección. Sin objeción alguna y luego de una excelente elección el año pasado, sin dudas repetirá en 2019.

 

Desde el PRO consideran a Brown como una de las comunas “perdibles”. Sobre todo, porque a la fecha no cuenta con un candidato que arrime optimismo. El nombre sigue siendo el ex titular del PAMI, Carlos Regazzoni, quien genera más rechazo que simpatía, inclusive en las filas de Cambiemos. Con ese panorama, la apuesta es sumar ediles y caudal político en el municipio, la sección y la provincia.

 

En Esteban Echeverría, es cantado que el actual jefe comunal y el año próximo presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray, irá por otro período. El año pasado su esposa, Magdalena Gray, al frente de la lista de concejales hizo una excelente elección y sacó una buena diferencia.

 

De todas formas, Cambiemos pudo hacer pie a través de Evert Van Tooren. En el PRO hubo conformismo por el resultado alcanzado. El subsecretario de Tierras, Urbanismo y Vivienda de la provincia de Buenos Aires es fija para dar la pelea en el orden local. Muchos creen que puede haber una sorpresa en el distrito echeverriano.

Pero como decíamos al principio: falta mucho para el 2019, mucha agua queda por correr aún, y en un país como el nuestro todo puede suceder. Las pinceladas de los armados políticos del Conurbano expuestas en estas sencillas líneas son simplemente el adelanto del color de una elección que promete ser igual de apasionante como lo ha sido en los últimos períodos.

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.