martes 23 octubre, 2018

El aval recibido por el triunvirato cegetista pone a Sergio Oyhamburú en el centro de la escena sindical regional. El hombre de la Sanidad va por más.

 

Por Ruben Molina

 

El sindicalismo argentino se encuentra en una etapa de ebullición. Con un ojo puesto en su interna y otro en la del Partido Justicialista, ya empieza a mirar con recelo el año electoral que se avecina. En función de eso, comienza a definir roles y posturas. La decisión de continuidad del triunvirato cegetista representa una tensa tregua entre varias posturas, ninguna hegemónica. Al margen de ello, todos hacen su juego.

 

La reciente foto de Hugo Moyano, Omar Plaini, Ricardo Pignanelli y la ex presidenta Cristina Fernández en el encuentro de SMATA, en Cañuelas, es una señal que indica hacia dónde va un sector. Pero hay otro, y es el que hoy conduce, que también está tomando decisiones y direccionamientos. Uno de ellos impacta directamente en la región y tiene que ver con el respaldo a determinadas conducciones regionales. Es el caso de Lomas de Zamora, donde la conducción de Sergio Oyhamburú acaba de recibir el reconocimiento de parte del triunvirato cegetista de estar al frente de la única regional normalizada.

 

Sabido es que hay dos centrales en Lomas, la otra es conducida por el metalúrgico Carlos Costello. La decisión representa un fuerte aval para el dirigente de la Sanidad, que desde hace tiempo y a contramano de lo que ocurre en el orden nacional, mantiene una excelente relación con el gremio de Camioneros que conduce Juan Vanati.

 

Oyhamburú, en la previa del último paro nacional y en un encuentro realizado en el Parque Eva Perón de Lomas de Zamora, ya había confirmado que su renuncia estaba a disposición en pos de la unidad. Como si fuera poco, en ese encuentro también había anunciado que no iría por otro período.

 

Eran otros tiempos, en los que se hablaba de acercamiento, unidad y la elaboración de un documento en conjunto entre las dos regionales. Hoy las cosas cambiaron. Con el aval recibido por el triunvirato nacional, el actual concejal justicialista ya advirtió que hay “una sola CGT en Lomas de Zamora” y que los que se quieran sumar deberán ponerse a la cola. Como si fuera poco, los intendentes de la región tomaron nota de lo ocurrido y varios de ellos ya expresaron su respaldo al hombre fuerte de la Sanidad local.

 

Del lado de enfrente también tomaron nota. Con una estructura cercana a los 50 sindicatos, dejaron en claro que ninguno avala la conducción de Oyhamburú y muy lejos están de tomar en serio la invitación de sumarse a su CGT. Desde el sector de Costello relativizaron el aval recibido. “En esta situación de quilombo que viven el sindicalismo y el peronismo, ese aval no sirve para nada. Nosotros vamos a seguir en la nuestra”, dijo una fuente más que destacada del mundo sindical regional.

 

La realidad indica que las diferencias entre Oyhamburú y Costello siempre fueron más por posicionamientos políticos partidarios que por sindicales. El hombre de la Sanidad, más cercano al peronismo ortodoxo y representado por los viejos caciques del sindicalismo peronista. El metalúrgico, afín al kirchnerismo y sus postulados. Al margen de las diferencias, siempre hubo contactos e intentos de acercamiento entre un bando y otro. Todos fracasaron.

 

Hoy la relación entre ambos bandos es muy fría. A principio de año se había establecido un puente y la posibilidad de elaboración de un documento común. Inclusive, se había hablado de un acto conjunto en la Quinta de San Vicente. Los últimos movimientos en el orden nacional sindical enfriaron la “jugada”. La consolidación del triunvirato, en detrimento del unicato, echaron por tierra el acercamiento. El documento quedó en una nebulosa, a pesar de que hubo varias reuniones, y el acto jamás llegó a tener forma.

 

Del lado de Costello saben que hoy están en minoría en el plano local, su apuesta es a un gran quiebre nacional. En el revoleo consideran que la relación de Oyhamburú con Vanati deberá ser distinta. El camionero de Lanús tendrá que aceptar lo que Moyano disponga, y hoy todos saben que la relación con Héctor Daer (número uno de la Sanidad) no es de las mejores. El presente los muestra en veredas diferentes. Creen que eso indefectiblemente se trasladará al ámbito regional.

 

Pero el tema no termina allí. Del lado de Oyhamburú, fortalecidos con la decisión del triunvirato cegetista, van por más. En una reciente entrevista realizada en el programa radial Política del Sur, el actual titular de la CGT local no se anduvo con vueltas al advertir que, si Martín Insaurralde va por la provincia, deberán anotar a alguien del sindicalismo en la carrera por la sucesión local. Oyhamburú fue más allá y se animó a “autopostularse”.

 

El mensaje del líder gremial fue claro e incluyó a todo el poder político regional del justicialismo: no dejen afuera al sindicalismo regional a la hora de hablar de candidaturas el año próximo. En el caso de Lomas de Zamora, fue más allá, al reclamar un lugar en la mesa de decisiones a la hora de hablar de sucesiones.

 

Cercano en su momento al titular del Concejo Deliberante, Santiago Carasatorre, y luego al jefe de Gabinete, Guillermo Viñuales, hoy Oyhamburú se encuentra enojado y algo distanciado del oficialismo lomense. Vuelve a cobijarse en su “casa de siempre”: el sindicalismo.

 

Al estilo “Rocky”, como le gusta decir, Sergio Oyhamburú asegura que está venciendo por “paliza” a una delicada enfermedad que lo aqueja desde hace un tiempo. Ya resolvió que no irá por un nuevo período al frente de “su” CGT, pese a que acaba de recibir un enorme respaldo en el orden nacional. También tiene resuelto no sacarse los guantes. Se siente fuerte. Sigue arriba del ring y quiere mantener ese protagonismo que construyó durante los últimos años en Lomas de Zamora. Mal no le ha ido.

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.