martes 18 septiembre, 2018

La falta de acuerdo interno complica las aspiraciones de retorno del peronismo en Lanús.

Por Ruben Molina

El peronismo de Lanús todavía no pudo digerir la derrota de hace dos años a manos de Néstor Grindetti y Cambiemos. Los pases de factura entre los caciques distritales aún continúan. Reuniones de café, unidades básicas y cuanto medio de comunicación aborde el tema, reflejan esa cruel realidad. Los intentos de unidad caen en saco roto. Y a poco más de un año de las elecciones, el panorama electoral se presenta complejo.

Un ejemplo de esto es el presente del Concejo Deliberante. Lejos de ponerse de acuerdo, el justicialismo cuenta con tres bloques, que si bien termina funcionando como interbloque, cada uno tiene su propia vida y avanza de acuerdo a su conveniencia, tanto en el plano interno como externo.

Hoy el peronismo no cuenta con el hombre o la mujer que pueda unificar ese rompecabezas que dejó la derrota electoral de 2015. Y mucho más lejos aún está de tener el candidato que recupere un distrito históricamente peronista.

Muchos creyeron que el 2017 podía ser el año del despegue y que el concejal Edgardo Depetri se convertiría en la figura capaz de amalgamar esas piezas dispersas del tablero. Una elección de medio término que lo puso a tiro de Néstor Grindetti el año pasado y provocó más de una duda dentro del PRO, abrieron la esperanza. La categórica derrota de Cristina y los pasos subsiguientes dados por él y el PJ local, poco a poco le fueron recortando las alas al ex diputado nacional.

Hoy todos recuerdan que Depetri encabezó la lista de ediles de Unidad Ciudadana por obra y gracia del “dedo” de Máximo Kirchner. Al igual que en 2015, no hubo lugar para reproches. Pero si bien los números en Lanús no fueron malos, no alcanzó, y a eso se le agregó la derrota de CFK. Ese combo envalentonó al PJ más tradicional y menos cristinista. La factura a Depetri se la pasaron a fin de año, dejándolo afuera de la interna partidaria que renovaría autoridades.

El legislador tenía cifradas esperanzas en participar de ese proceso, pero no contaba con un dato: no estaba afiliado al partido. Un detalle que la creatividad del PJ, en esta oportunidad, no quiso pasar por alto. Los que lo conocen aseguran que el actual concejal no pudo digerir esa situación. Sus detractores internos le recuerdan su falta de pertenencia y, por si fuera poco, hoy le endilgan andar con “la pólvora mojada” en el HCD. Un destacado dirigente local reconoció a este medio que “esperaban más de Edgardo en el Concejo Deliberante”.

Otra cuestión que fastidia, al menos para el pejotismo lanusense, es que a Depetri se lo ve más ocupado por las cuestiones nacionales que por las locales. No cayeron bien las imágenes suyas que brindaron los medios de comunicación reclamando en las cárceles por los detenidos “K” y no aprovechando esa oportunidad para hablar de la realidad de Lanús y cargar contra Grindetti y compañía. Algo que sí hacen Verónica Magario y Fernando Espinoza con “su Matanza”.

Tampoco cayó bien la reunión que mantuvo al frente de su bloque con la primera línea de la conducción municipal. “No hacía falta esa puesta en escena. A nosotros no nos invitaron. De todas formas, no hubiera ido”, afirmó a este medio un concejal alineado con Darío Díaz Pérez.

Los históricos del PJ sostienen que será difícil instalar a Depetri como candidato a intendente de la unidad bajo esta realidad. “Se lo ve incómodo las pocas veces que concurre al partido. Se nota que no es lo suyo, y la gente se da cuenta de ello”. Por el contrario, no generan mucha confianza las reuniones con el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, ya que no creen que ese sea el camino ni el candidato de cara a lo que se avecina.

Julián

Hace unos días aparecieron en Lanús unos afiches con la leyenda “Lanús tiene futuro”, con la firma de Julián Álvarez. Lo que muchos se preguntan es si justamente Julián tiene futuro político en el distrito. Considerado por muchos como el “mariscal de la derrota” en 2015 y por otros como víctima del desastre de ocho años de Darío Díaz Pérez, pareciera que el ex viceministro de Justicia de la Nación siguiera con la sangre en el ojo y con ganas de dar pelea el año que viene.

El punto es que, para dar pelea, hay que estar presente, y justamente lo que le faltó a Álvarez este último tiempo es eso. Con una ausencia por motivos de estudio (está realizando un Master en Barcelona, donde volverá luego del mundial de fútbol), se hace complicada la construcción política territorial.

Un punto a favor es que pareciera en vías de recomposición la relación con La Cámpora. Algo se rompió después de la derrota del 2015. Se lo pudo ver al frente de una importante columna movilizada en el reciente acto del camionero Hugo Moyano, aunque muchos sostienen que de esa multitud pocos eran de Lanús.

Al igual que a Depetri, los caudillos de Lanús le reclaman vehemencia contra la conducción de Cambiemos. “Con todos los contactos que tiene, la gente que dejó al frente de áreas sensibles en la Justicia, no apareció ningún carpetazo contra la gente del PRO. Y mirá que hay cosas para denunciar”, dijo una fuente entendida en el tema y que pidió mantener su anonimato.

Darío

El tercero de los protagonistas de este culebrón es Darío Díaz Pérez. El ex intendente de Lanús continúa ostentando protagonismo. Al frente del PJ local, quiere erigirse en el gran elector dentro del PJ de Lanús el año próximo. Herido por la forma en la que fue “corrido” hace tres años de una posible re-reelección municipal, sabe que es complejo un retorno en ese sentido. Es por ello que anda a la búsqueda de candidatos.

El problema es que en esa búsqueda no estaría usando los mejores caminos. El proceso que lo llevó al triunfo del partido en el orden local dejó mucha tela para cortar, desde el pedido de proscripciones a las listas adversarias en la previa electoral hasta, de manera posterior, la intención de impedir la participación de dirigentes de esos sectores en representación de una legítima minoría.

En este último caso, otra vez el “dedo” le tuvo que marcar la cancha a Darío y permitir la participación de las minorías en el PJ lanusense. Lejos de la unidad, el ex intendente representa un obstáculo para alcanzarla. Otra prueba es la imposibilidad de unir los bloques en el Concejo Deliberante. El ex jefe comunal quería para sí al nuevo presidente del bloque de concejales. No hubo acuerdo y todo sigue dividido en tres.

Tampoco es sencilla la búsqueda de un candidato para el año próximo. Lejos de la unidad y la búsqueda de un candidato propio, volvió a tropezar, en esta oportunidad con una “piedra” de su propio zapato. Una “operación mediática” puso en carrera a un histórico delfín suyo: Héctor Montero. La noticia, en la que se destacaba al edil PJ como un candidato de la unidad apoyado por Díaz Pérez, apareció en un portal de noticias políticas.

El problema no fue tanto la “operación”, sino lo que Montero dijo después a Política del Sur. Suelto de cuerpo, confesó que no le desagradaría ser candidato a intendente. Díaz Pérez montó en cólera al leer estas declaraciones. No tanto por lo que expresó, sino por lo que esas palabras provocaron. Ocurre que la primera interna del ex mandatario lanusense la tiene en su casa, con su esposa: Karina Nazábal, quien aspira ser candidata a intendenta.

Un problema político vuelto doméstico difícil de resolver para un Darío Díaz Pérez sabedor de que no tiene retorno a la Intendencia y de que el año próximo concluirá su mandato como senador provincial. Tal vez esa intención de reelegir en el ámbito legislativo sea su última carta fuerte o el comienzo de su fin político. El tiempo dirá.

Bajo este panorama, difícilmente el peronismo de Lanús pueda revertir un presente que muchos consideran una afrenta: haber perdido un distrito peronista. Sabedores de que cuentan con un caudal de votos altos y que inclusive en las malas sigue siendo elevado, tienen como desafío dejar de lado los egos y plumas y alcanzar una unidad que impida la reelección del macrista Néstor Grindetti. El tema es que, por ahora, nadie deja de lado nada. Así, será muy difícil.

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.