Wednesday, August 16, 2017
Policiales

El peor final: Anahí Benítez murió por asfixia

>Redacción Redacción
Agosto 07, 2017

No hay signos de abuso sexual, según las primeras pericias.

 

La adolescente de 16 años Anahí Benítez, quien se encontraba desaparecida desde el sábado 29 de julio en la localidad bonaerense de Parque Barón, fue hallada el viernes asesinada y enterrada en la Reserva Natural Municipal Santa Catalina, del partido de Lomas de Zamora, a pocas cuadras de su casa. Su madre y su hermano reconocieron el cuerpo.

De acuerdo a la autopsia practicada en la morgue judicial de Lomas de Zamora, la chica murió por sofocamiento y su cuerpo no presentaba signos de haber sido abusada sexualmente ni de haber estado cautiva antes de ser asesinada, precisó una fuente judicial.

Respecto a la data de muerte, los forenses estimaron que se pudo haber producido 24 o 48 horas antes del hallazgo. No obstante, se esperan otros estudios complementarios de peritos respecto al clima y las condiciones en que fue encontrado el cadáver, porque al haber permanecido bajo tierra a bajas temperaturas, se pudo haber retrasado el proceso de putrefacción.

El cuerpo de la chica se encontraba desnudo, con lesiones cortantes y contusas en el rostro y el resto de la cabeza. Fue hallado el viernes al mediodía en ese predio de 730 hectáreas que la Policía rastrillaba desde el día anterior con perros adiestrados, debido a que esa zona fue donde se activó su celular el día que fue vista por última vez.

En principio había dudas sobre si se trataba de la joven, pero había otras dos características que coincidían con las de Anahí: era una joven de 1,70 metros y tenía dos aros como los que ella usaba.

En la noche del viernes se realizaron distintas diligencias judiciales que incluyeron más de 30 allanamientos en busca del lugar donde pudo haber estado Anahí antes del crimen.

En las primeras horas del sábado, en tanto, se produjeron tres detenciones: la de un profesor de matemáticas llamado Leonardo Agostino, de 40 años, casado, empleado de un colegio privado de Lomas de Zamora y de la Dirección General de Cultura y Educación provincial y quien había sido profesor de Anahí durante todo 2015 en el colegio Antonio Mentruyt.

Una supuesta obsesión de la menor con el docente llevó a las fiscales del caso, las doctoras Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, especializadas en violencia de género, a pedir su detención. La Policía Bonaerense encontró gran cantidad de fotos del profesor en un cuaderno de Anahí, una suerte de pequeño diario con anotaciones, según confirmaron fuentes de la investigación.

La fiscal Verónica Pérez reveló en declaraciones al canal A24: “Anoche (por el sábado) se agregaron testimonios y audios de una comunicación de la víctima y una compañerita de sucesos anteriores que apuntalan la sospecha que nosotros veníamos teniendo con relación al señor Agostino”, precisó.

Y agregó: “Hay varios elementos de esos que manejan los chicos que nos llevaron hasta el profesor; una relación obsesiva que tendría la nena con el profesor. Tenemos cuadernos de la nena que los está estudiando la psicóloga del Ministerio de Seguridad de la Provincia. Convocamos al cuerpo docente y al director de la escuela a declarar”.

Los otros dos detenidos, de apellidos Michelle y Núñez, quienes se desempeñaban como cuidadores de una parte de la reserva, fueron liberados en las primeras horas del sábado y solo se les imputó el delito de “tenencia ilegal de arma de uso civil”.

La declaración del imputado estaba prevista para ayer a la noche, con un plazo que vence en las primeras horas de hoy. Será clave para dilucidar una serie de incógnitas en el caso. Sin embargo, el imputado puede hacer uso del derecho que le otorga el artículo 310 del CPPBA y la garantía constitucional del artículo 18 y abstenerse de declarar, sin que esto pueda ser tomado como una presunción en contra.

 

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.