martes 23 octubre, 2018

La ex pareja de la víctima, Daniel Lagostena, fue condenado a 22 años de prisión por “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género”. Estaba detenido desde mayo de 2016.

Ocho años de desaparición, un mes y medio de jornadas y alrededor de 60 testigos necesitó la Justicia antes de firmar la condena a Daniel Lagostena por el homicidio de Érica Soriano, la joven de Lanús cuyo último rastro fue durante la vuelta de una visita al obstetra.

Érica y su ex pareja convivían en un departamento de Lanús hacía cuatro meses y regresaban de Capital Federal de un turno de chequeo del embarazo en curso de dos meses y medio. La joven desapareció a los nueve meses de relación.

Érica tenía 30 años, él era 20 años mayor. Por el crimen, Lagostena fue condenado a prisión preventiva en 2012, pero liberado por falta de pruebas contundentes. Finalmente, la Cámara de Apelaciones y Garantías en el penal lomense confirmó, cuatro años después, una nueva detención.

Lagostena siempre fue el único imputado en la causa y se lo encontró culpable de asesinar y hacer desaparecer el cuerpo de su pareja. La investigación ahora gira en torno a los acuerdos entre la familia del responsable y los crematorios de la región.

La condena por “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género” contempla como pena máxima 25 años de prisión. El abogado de la parte acusatoria, Marcelo Mazzeo, había especulado un fallo de entre “23 y 25 años”; sin embargo, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora otorgó el viernes pasado el encarcelamiento por 22 años.

En la época en que ocurrió el hecho aún no estaba en curso legal el concepto de “femicidio” -que implica reclusión perpetua-, y es por ello que Lagostena no pudo ser juzgado bajo esa modalidad.

Uno de los factores que agravó la situación del homicida fue que “intentó lograr su impunidad haciendo desaparecer pruebas, incluso el cuerpo de la víctima, ocultándolo hasta la fecha”, explicó el letrado a este medio. La falta del cadáver también fue razón de que la causa se atrasara.

Consultada por Política del Sur, una de las hermanas de la víctima, Verónica Soriano, explicó momentos antes de que se conociera la sentencia que las pericias psicológicas sobre el homicida determinaron que es “una persona psicópata, sin remordimientos, y que para él es como si no hubiera existido la causa”. En tanto, Mazzeo completó: “Era un hombre enfermo de los celos con tolerancia cero a la frustración.”

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.