miércoles 15 agosto, 2018
Actualidad, Opinión

¿Cristina candidata? La supuesta postulación que divide al peronismo y entusiasma a Cambiemos

>admin admin
agosto 06, 2018

La ex presidenta fue lanzada a la carrera electoral por propios y ajenos. Su inclusión en una gran PASO peronista genera discusión. Las encuestas hablan de un ballotage a favor de Mauricio Macri. Un tema que ya se discute a nivel local.

 

Hace unos días, el senador Miguel Ángel Pichetto adelantó en una entrevista televisiva que no tenía dudas de que “Cristina Fernández de Kirchner será candidata” en las elecciones del año que viene. La idea de que la ex presidenta se presente nuevamente la volvió a posicionar como referente de la oposición y convulsionó el fragmentado peronismo. Detrás del rionegrino, muchos referentes del Partido Justicialista y de otros espacios coincidieron. Pero lo que parece un “operativo clamor” para que la senadora enfrente a Mauricio Macri y Cambiemos en las urnas, con el correr de las horas terminó pareciendo un “operativo desgaste”. Es que, por un lado, CFK pierde en todos los escenarios ante los referentes macristas (el Presidente, la gobernadora María Eugenia Vidal, entre otros). Además, su participación dentro de la interna peronista aleja a varios sectores, lo que potenciaría la derrota.

 

Entonces, ¿por qué muchos referentes justicialistas se lanzaron a candidatear a Cristina si ella casi no habla en público, y a quince meses de los comicios es más bien perjudicial? A esta altura, la postulación aparece más como una forma de limitar su accionar político que de potenciar sus verdaderas chances de competir electoralmente.

 

Como se viene hablando en el peronismo, si los distintos espacios que conforman el PJ y sus “satélites” vuelven a ir a las elecciones separados, el que gana es Cambiemos. Ya lo informó la semana pasada Política del Sur, a partir de una fuente del justicialismo bonaerense: el instrumento detrás del cual se puedan ordenar las distintas corrientes del movimiento será una Primaria Abierta, Simultánea y Obligatoria (PASO).

 

Esta idea incluye a Fernández de Kirchner, que en 2017 no quiso competir con los otros peronistas y fundó Unidad Ciudadana. Estará dispuesta a hacerlo ahora y encolumnar a todo el partido detrás de ella, a riesgo de perder y terminar de heredar el poder, hoy dividido en pequeñas islas, ninguna capaz, por ahora, de enfrentar seriamente a Cambiemos. Esa es la incógnita que sobrevuela la apresurada candidatura de la ex Jefa de Estado y que ya se discute entre referentes de todo el peronismo.

 

Empieza la discusión

 

La idea de una Cristina candidata se metió en la discusión de todos los peronismos existentes, entre quienes buscan una gran interna y quienes aguardan un acuerdo. Como era de esperarse, desde Unidad Ciudadana apoyan la idea, pero siempre en el marco de la unidad. Es que ese es el peligro de la temprana candidatura: que parece más funcional a la ruptura que a unificar. “La única dirigente capaz de cambiar el mapa político es Cristina Fernández. Si resuelve ser candidata, su sola presencia puede aglutinar una gran voluntad del pueblo organizado”, sostuvo el concejal de Lanús Edgardo Depetri, con entusiasmo.

 

Sin embargo, apuntó que “para los dirigentes, las candidaturas están todas muy cerca, pero para el pueblo están lejos”. “Todavía no vino el golpe inflacionario de la devaluación de los precios, están discutiendo el Presupuesto 2019, que será de ajuste y lo van a sacar de obras públicas. Hay en marcha una reforma del Estado”, vaticinó, y sentenció: “Las candidaturas van al final. Mientras tanto, tenemos que seguir construyendo.”

 

La unidad parece más importante que la candidatura, por lo menos de cara al 2019. En este sentido, Depetri ratificó que “hay que construir una unidad lo más amplia posible y no darle la chance a Macri de dividir al peronismo”.

 

Si en el propio peronismo no hay señal de unidad, tampoco entre quienes abandonaron el partido. En este punto, las miradas están puestas en Sergio Massa y Florencio Randazzo, dos figuras que podrían encabezar un peronismo renovado y que coinciden en la no presencia del kirchnerismo en esta etapa. En este sentido, el Frente Renovador promete para las próximas semanas el encuentro del Peronismo Federal encabezado por Sergio Massa y gobernadores peronistas de todas las provincias, que será el “puntapié inicial de un frente muy amplio que se consolide en todo el país”.

 

Pero este espacio prescinde de todo lo que suene a K. Según confirmó el senador provincial José Luis Pallares, la estrategia del Frente Renovador es la consolidación de un espacio político “amplio” que contenga a los sectores progresistas, los movimientos sociales y al “peronismo como columna vertebral” que responda a “una gran apertura”.

 

En cuanto a la figura de la líder kirchnerista, consideró que con la conformación “de un frente amplio, nadie puede perder contra Cristina”, y aclaró: “Nosotros vamos por la creación de un frente político que exceda el marco” de lo que ella significa. Desde el massismo, y según había declarado Pallares, no están dispuestos a compartir las PASO con la ex mandataria.

 

Esta idea es rechazada por los referentes locales del kirchnerismo, que afirman que esta estrategia es funcional al gobierno nacional. En este sentido, el presidente del bloque de Unidad Ciudadana de Almirante Brown, José Lepere, aseguró que “no existe” una unidad en el peronismo sin incluir al kirchnerismo, y “menos negando dirigentes de la talla de Cristina Fernández”, en el marco de las últimas declaraciones de legisladores del Frente Renovador en el programa radial Política del Sur.

 

El edil manifestó que “si uno niega la existencia de dirigentes que son los que más votos tienen en la Argentina, no existe la unidad”, y a su vez resaltó que quien “niega la existencia de Cristina y del kirchnerismo, no está bien parado” en el país. “Es la dirigente que más predicamento, peso electoral, político y experiencia tiene. Me parece que el que niega eso, está jugando a otra cosa”, expresó. “Cristina habla con todos los dirigentes, busca puntos de acuerdo, alienta a compañeros y compañeras a caminar, a recorrer y a sumar, y yo creo que eso es lo que hace un dirigente que quiere construir un frente político con sustentación amplia, pero siempre parados en una idea y una forma de ver el país para que después se traduzca en las elecciones”, analizó.

 

En igual sentido, la concejala de Unidad Ciudadana-PJ de Avellaneda y secretaria general de la CTA local, Hilda Cabrera, opinó que, de cara a las elecciones del próximo año, “lo que debe primar es la unidad”, por lo que apostó a que el armado del sector autodenominado “peronismo republicano” comprenda “a todos los sectores del peronismo”, incluido el kirchnerismo. “Debemos sentarnos en una mesa, discutir absolutamente todo, blanquear traiciones que se han producido, sobre todo de ese sector hacia el lado oficialista cuando Cristina (Fernández) aún estaba en el gobierno”, afirmó Cabrera en diálogo con este medio, y advirtió: “Si no incluimos a Cristina, a todo el sector autodenominado ‘ultrakirchnerista’, esa desunión va a favorecer al partido de Gobierno.”

 

En ese sentido, consideró que, en caso de ser necesaria, será “bienvenida” una “interna abierta, transparente, con reglas claras”. “El que gane, será el candidato, la conducción, y el que pierde, también debe tener un lugar en ese espacio, debe estar representado. La grandeza debe pasar por dejar de lado todo lo que nos diferencie, que no dejan de ser pinceladas, para proponerle a la ciudadanía un proyecto real, valedero, que nos pueda sacar de esta situación”, sostuvo la dirigente.

 

Los números hablan

 

La postulación de Cristina desató una guerra de encuestas, con varios condimentos externos que complican entender la real dimensión de la figura de la ex presidenta y el impacto que tiene en el proceso electoral de algunos de los eventos últimos.

 

El escándalo de los aportantes “truchos” en la provincia de Buenos Aires, junto a la crisis económica -con inflación sin control y devaluación impactando directo en los precios- erosionó la imagen de las figuras del oficialismo y puso otra vez al alcance de la mano la posibilidad de un triunfo opositor.

 

Así lo marcan algunas encuestas previas a que el escándalo de las coimas que involucra a funcionarios de la anterior gestión, que terminó con otro pedido de desafuero e indagatoria de la ex presidenta, se desatara.

 

Antes de esto, la idea de Cristina candidata, con buenas chances de ganar, parecía más consolidada. Como analizó el secretario general del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo, Julio González Insfrán, quien sostuvo que Cristina Fernández “puede llegar a ser presidenta” una vez más a causa de la “crisis” contraída por las políticas del gobierno macrista.

 

Las últimas encuestas revelan que la ex mandataria reúne un alto caudal de votos frente al presidente Macri, quien aún lidera por una diferencia de 1,3 por ciento ante un eventual ballotage entre ambas figuras. Entre otras posibles figuras para estar al frente de las elecciones, Insfrán respaldó al senador Miguel Ángel Pichetto, quien ya confirmó sus intenciones de “jugar” por la presidencia. “Es un hombre clave para la recuperación del peronismo”, consideró el titular de Patrones Fluviales.

 

No obstante, los números hablan por sí solos. La Consultora Reyes Filadoro hizo un relevamiento entre el 12 y el 14 de julio a lo largo de toda la provincia de Buenos aires sobre 800 casos e indagó acerca del escenario electoral. Si las elecciones a presidente fueran hoy, “¿usted votaría para que siga gobernando Cambiemos o votaría por otro partido?”, preguntó. Un 70 por ciento de los consultados votaría por otro partido, mientras que sólo un 22 por ciento optaría por la continuidad de la alianza gobernante, dejando sólo un 8 por ciento para quienes permanecen indecisos.

 

Los votantes de Mauricio Macri residen en gran parte en el interior de la provincia, tienen 50 años o más y expresan que su situación económica personal es positiva. Poco más de la mitad de quienes votaron por Cambiemos en 2017 hoy votaría a Macri para presidente, aunque un 30 por ciento de quienes optaron por la fórmula del oficialismo cambiará su voto.

 

La sorpresa que se desprende de la encuesta de Reyes Filadoro pasa por quién sería el candidato que mayor aceptación cosecha. Es que Cristina Fernández de Kirchner aparece como la dirigente mejor ponderada y ganaría las elecciones en primera vuelta.

 

Según el estudio, Cristina logra un 39 por ciento de los votos, mientras que su inmediato perseguidor, Mauricio Macri, alcanza el 20 por ciento. En un tercer puesto y muy relegado aparece Sergio Massa, con apenas el 10 por ciento de apoyo.

Otros dirigentes que tienen aspiraciones a ocupar el principal sillón de la Casa Rosada y no tienen incidencia en el voto son Florencio Randazzo y Juan Manuel Urtubey, ambos con un 5 por ciento, seguidos de cerca por el candidato de la izquierda, Nicolás Del Caño (3 por ciento). La otra sorpresa la da el ex gobernador Felipe Solá, quien manifestó sus ganas de competir en las elecciones presidenciales, aunque con una baja performance, ya que alcanza sólo el 2 por ciento de intención de voto.

 

El capítulo judicial

 

Si la ex presidenta quiere ser candidata, deberá antes enfrentar varios obstáculos. Los más importantes están por fuera del peronismo y tienen que ver con las causas judiciales que tiene en su contra. La que pasó fue una semana muy intensa, con la detención de ex funcionarios y empresarios por el escándalo de las coimas para la obra pública.

 

El Poder Judicial comenzó la segunda parte del año tras la feria con un megaoperativo ordenado por el juez federal Claudio Bonadío, que terminó con once detenidos, entre ellos, varios ex funcionarios e importantes empresarios. La causa está centrada en el cobro de coimas millonarias vinculadas a diferentes empresas constructoras. Tras las detenciones y el operativo montado con 30 allanamientos, Bonadío citó a declaración indagatoria a la senadora de Unidad Ciudadana por el supuesto cobro de coimas. La fecha señalada es el lunes 13 de agosto en los tribunales de Comodoro Py. Además, el magistrado reclamó su desafuero, que será analizado, junto con un pedido para poder allanar sus domicilios.

 

En este contexto, el fiscal federal Gerardo Pollicita pidió que la ex presidenta y sus hijos Máximo y Florencia vayan a juicio por presunto lavado de dinero de la denominada causa “Los Sauces”. El pedido fue presentado ante el juez Julián Ercolini.

 

En esta pesquisa se investiga el alquiler de propiedades de la familia Kirchner a los empresarios Cristóbal López y Lázaro Báez, entre otros. Ahora será Ercolini el que determine si la causa pasa a juicio oral y público.

 

Con una semana tan complicada, la posible candidatura parece por momentos más una forma de esmerilar a la ex presidenta y volver a ese juego de retroalimentación con el macrismo que tanto les sirvió a ambos en su momento, que una posibilidad cierta. Casualidad o no, apenas se la menciona o se conocen datos de su crecimiento en intención de votos, la catarata judicial aparece. Será cuestión de ver cómo evolucionan ambos senderos, si se tocan o se anulan, esperando la definición más importante de la política argentina de acá a octubre de 2019.

 

 

La vuelta de CFK, en un acto sindical

 

En medio de las versiones de candidaturas y los problemas legales, Cristina Fernández de Kirchner reapareció, nada menos que en un acto sindical, y volvió a verse frente a frente con Hugo Moyano, el dirigente que encabeza el movimiento más opositor al gobierno nacional desde el sindicalismo. Tras un largo silencio, la senadora nacional por Unidad Ciudadana participó de un acto del sindicato de mecánicos SMATA. Allí, después de siete años, se reunió con el líder de Camioneros. Además, dialogó con el anfitrión, Ricardo Pignanelli; su par de Canillitas, Omar Plaini; y la referente de los judiciales, Vanesa Siley.

 

Antes de hablar ante los delegados del gremio mecánico, Cristina se reencontró luego de los desacuerdos con Moyano. Fue luego de la reelección de 2011, cuando el camionero rompió filas con el oficialismo de esos días. La falta de protagonismo de la CGT en el armado de listas fue uno de los enojos del líder sindical, que al poco tiempo se alejó de un sector de la CGT, comandada por Antonio Caló, y formó el agrupamiento Alsina, que se mantuvo fiel al gobierno.

 

En tanto, el moyanismo lanzó su partido político, pero no tuvo mayor suerte: en 2015 no cerró acuerdos con ningún frente y en 2017 se sumó a 1País, de Sergio Massa, pero apenas tuvo visibilidad en los comicios.

 

Según algunos testigos, el encuentro fue amable, se habló del distanciamiento y de la situación actual. El clima fue distendido, al punto que, al salir de la cumbre, Moyano habló de varios temas, incluyendo la necesidad de unidad del peronismo.

 

En tanto, delante de los delegados, Cristina Fernández habló de política internacional, pero también avanzó sobre la economía e incluso recordó algunos aspectos de su gobierno. Por caso, se refirió al conflicto por el impuesto a las ganancias, pero no le reprochó nada a Moyano. En todo caso, se refirió al rol de los medios de comunicación. “No sería yo si no hablo de ganancias”, dijo, a modo de introducción, y señaló que “la televisión nos metió en la cabeza que ese impuesto le quitaba dinero a los salarios más altos para mantener a los vagos de la Asignación Universal por Hijo. Lo que no decían es que ese dinero les permitía a los padres de esos niños comprar en el almacén y al almacenero comprarse un auto nuevo porque la economía se movía”.

 

Ya en el momento de las preguntas, una delegada le consultó si cree que “el sueño de Néstor Kirchner” puede realizarse. La pregunta bien pudo haber sonado a la búsqueda de una posible confesión de volver a ser candidata, pero la ex presidenta reiteró la necesidad de construir un espacio nacional y popular para ganar las elecciones de 2019, su intención de ser parte de ese armado en cuanto a la búsqueda de coincidencias y, de paso, les indicó que como integrantes de un sindicato deberían todos trabajar por la unidad del movimiento obrero.

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.