domingo 21 octubre, 2018

Matías Carnival, coordinador de las divisiones infantiles del Taladro, habló del rol que estas ocupan en el fútbol y cómo se hace para cambiarlo desde adentro.

¿Cuántas veces se ha dicho que el fútbol está podrido hace años, que la dirigencia, que los arbitrajes, que esto, que aquello? Y muchas veces nos olvidamos de ellos, los que todavía viven el fútbol como un juego, los que buscan divertirse sin importar los resultados, los que no se matan por ganar: los chicos.

Sobre ello, Matías Carnival, se explayó en diálogo con el programa radial Deportes del Sur sobre su rol como coordinador de las divisiones infantiles de Banfield. Contó: “Muchas veces hacemos de papás o de psicólogos de los chicos, tratamos de contenerlos mucho”. “Tiene muchas satisfacciones este trabajo y no lo cambio por nada”, añadió.

Carnival explicó un poco la filosofía del Taladro con respecto a las infantiles. “Nosotros pensamos que los nenes son nenes y no jugadores profesionales en miniatura. (…) Tenemos una filosofía que va más allá de buscar un resultado deportivo, a diferencia de los demás clubes”, remarcó.

Respecto a los objetivos que tiene Banfield en cuanto a sus niños, destacó: “Buscamos que las categorías muestren una identidad de juego y demuestren respeto. Queremos que los chicos sean un ejemplo para todos”.

Por otra parte, explicó cómo se maneja el club frente a situaciones en las que los padres afectan o ponen nerviosos a sus hijos: “Hacemos reuniones al inicio de las temporadas para explicarles que somos un club distinto a los demás, les decimos que ellos son parte de la imagen de Banfield. Si los padres se portan mal, están manchando al club, tienen que tomar conciencia de que son parte de Banfield.”

Nobleza obliga, Carnival valoró positivamente el comportamiento de los padres: “Muy pocas veces tuvimos que interceder y la mayoría termina agradeciéndonos por el trabajo realizado”, asumió.

También, Matías aludió a los mundialitos que se están jugando en Ayacucho y Rojas y el rol que estos cumplen para los pibes: “Son torneos que habitualmente se hacen en el interior y que son muy enriquecedores tanto para el club como para los chicos. (…) Además, a Banfield le sirve para ver jugadores.”

Carnival insistió en lo gratificante que es trabajar con chicos: “Para mí, esto no es trabajo, es un disfrute constante. Es una satisfacción enorme trabajar para el club de mis amores”, confesó.

Por último, y a modo de análisis, el coordinador de las infantiles de Banfield afirmó que está “convencido de que el fútbol infantil es el lugar neurálgico del club” y de que “si tenemos un fútbol infantil de élite, vamos a tener un fútbol juvenil de élite y un fútbol profesional de élite”.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.