viernes 19 enero, 2018

Sumergido en una crisis muy grave a nivel deportivo, el equipo de Viaducto está hundido en la zona de descenso directo y ahora sin entrenador, dado que Humberto Grondona decidió no renovar su vínculo como técnico.

Pensar que el año pasado Arsenal de Sarandí comenzaba a complicar su historia deportiva en Primera División, habiendo sumado 8 puntos sobre 42 en juego. Al finalizar el 2017, cierra el año con 5 unidades sobre 36 en disputa (una victoria, dos empates y nueve derrotas).

Tras la derrota ante Independiente, el equipo del Viaducto finaliza el año hundido en el fondo de la tabla de descenso, con siete partidos sin ganar (dos empates y cinco caídas) y seis presentaciones sin conjugar el verbo ganar en Sarandí (una igualdad y cinco derrotas).

Después de tocar fondo y haber amagado una vez con renunciar, la crónica de un final anunciado se dio en Arsenal con la salida definitiva de Humberto Grondona como entrenador, quien tras la caída ante Independiente decidió no renovar contrato y dar un paso al costado definitivamente.

Sobre los motivos de su salida, en conferencia de prensa, el propio Humberto Grondona expresó: “Entiendo que cumplí un ciclo en mi casa. Después de un buen primer semestre, el segundo no fue bueno y decidí dar un paso al costado y alejarme de mi casa. Cumplí en salvarlo del descenso el campeonato pasado, no pude sacarlo de la zona roja en este torneo, y por eso me cansé. Hay mucho para hacer en este club, pero veo mucha vagancia.”

Con más profundidad en su análisis, agregó: “Fue un año muy duro para mí. No tuvimos suerte y además tuvimos malos partidos. Todavía no entiendo cómo llegué a la última fecha. Armamos un equipo para estar entre los primeros quince y no se dio. No fue bueno el año futbolístico y muchos partidos se nos fueron de las manos.”

De cara a lo que viene, el saliente entrenador del equipo de Sarandí comentó: “Siento que Arsenal se puede salvar, los otros equipos que pelean el descenso juegan muy mal. En lo personal, yo voy a estar cerca de Arsenal, dejé un buen plantel y le tengo mucha fe a los chicos. Mi hermano me pidió que le dé una mano al club y después de las vacaciones voy ayudarlo. De los quince partidos que faltan, hay que ganar seis o siete y el torneo pasado lo conseguimos. Ojalá Arsenal pueda salvarse.”

La gran pregunta en Sarandí es: ¿y ahora quién? Humberto respondió: “El próximo DT de Arsenal debería ser de las raíces del club y que tenga espalda para bancar la situación. José Luis Calderón me gusta, hace tiempo lo quise convocar para que esté en mi cuerpo técnico.”

Los números de Humberto Grondona dirigiendo a Arsenal marcan que, sobre 28 partidos, ganó siete, empató tres y perdió 18.

Mucha incertidumbre se vive por estas horas finales del año en Arsenal de Sarandí, no sólo por el pobre presente futbolístico y el descenso a la vuelta de la esquina, sino también por quién será el nuevo entrenador en este difícil momento.

Para colmo de males, aparecieron pintadas en el portón del estadio en los últimos días con agravios hacia Humberto Grondona. Lo cierto, real y concreto es que en el transcurso de estas horas y días habrá novedades importantes sobre el nuevo DT de Arsenal.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.