martes 25 septiembre, 2018
Actualidad, Gremiales

Análisis: los gremios piensan en “paritarias permanentes” para un cierre del año a pura inflación

>admin admin
septiembre 13, 2018

La idea de discutir casi mes a mes la actualización de los salarios surge luego de que se filtrara un ‘paper’ de Hacienda donde se marca una inflación del 42 por ciento para este año. Los pronósticos hacen pensar en reclamos masivos de ajustes salariales, y la Casa Rosada maneja distintas variantes para ponerles freno. En algunos sectores, la desocupación comienza a aparecer como una “barrera de contención” a los reclamos.

 

Por Diego Lanese

 

Con Camioneros como punta de lanza, los gremios se preparan para cerrar el año movilizados, en busca de una revisión de las paritarias firmadas que permita paliar la disparada de la inflación. El informe filtrado del Ministerio de Hacienda fija la escalada de precios en un 42 por ciento, lejísimos de los techos salariales del 15 por ciento (a principio de 2018) y del 20, habilitado meses después por un decreto.

 

Ahora, la mirada de los sindicatos apunta a recuperar los puntos perdidos en materia de ingresos, y para eso recurren a las famosas cláusulas gatillo, que la mayoría de los acuerdos tiene. Pero la falta de previsión de cómo cerrará la economía este año hace que la actualización sea demasiado volátil, por lo que la dirigencia tiene en mente apelar a las “paritarias permanentes”, es decir, la revisión mensual de los convenios para evitar la caída del salario real.

 

En la Casa Rosada mantienen el silencio respecto de esta idea, y la degradación del Ministerio de Trabajo a secretaría es una forma de dejar sin interlocutores válidos a las centrales obreras para discutir estos temas. El miedo a perder el empleo es otra de las “herramientas” que usarán empresas y gobierno para frenar la escalada de reclamos de actualización salarial de los trabajadores.

 

Desde hace rato que los techos salariales oficiales se rompieron. La filtración del documento de Hacienda que espera una caída de la economía del 2,6 por ciento y una inflación del 42 por ciento terminó de sepultar esas intenciones. Así lo demuestran los últimos convenios firmados, comenzando por el de aeronavegantes, que se convirtió en el más alto del año: más del 40 por ciento de aumento. Se trata de la paritaria para trabajadores de American Airlines, que cerraron aumento acumulativo en cuatro tramos para 2018 del 42 por ciento. A estos se les suman los obtenidos por los trabajadores del neumático (28 por ciento) y bancarios (28 por ciento, con los últimos ajustes). Para subirse nuevamente al podio, el gremio de Hugo y Pablo Moyano se declaró en “estado de alerta y movilización” y pide una revisión inmediata.

 

“Con la actual situación económica y la inflación descontrolada, no es fácil fijar un porcentaje de aumento salarial a reclamar, tanto para quienes no firmaron paritarias como para los que están reclamando su reajuste”, aseguró un dirigente sindical conocedor del proceso de negociación salarial.

 

Consultado por Política del Sur, agregó que la clave para los acuerdos ya firmados es la cláusula gatillo, que debe accionarse de manera automática. “Si lo que se acuerda es una revisión, terminamos peleando mes a mes contra la inflación, nos quedamos en una ‘paritaria permanente’. Además, la revisión debe ser sobre el acumulado y no sobre el período, si no, se pueden generar diferencias de 10 o 15 puntos”, explicó el dirigente.

 

En este contexto, los pedidos de revisión comenzaron a aparecer en la agenda de los gremios. Tres sindicatos ferroviarios están citados a revisar el aumento de 15 por ciento que sellaron de enero a agosto. La estrategia de este sector será acordar un pago adicional por dos o tres meses y retomar la negociación en noviembre, según se comenta. Lo mismo harán los colectiveros de la UTA y Luz y Fuerza, que se anotaron en la lista de espera.

 

Para frenar los reclamos, el Gobierno desactivó la autoridad de Jorge Triaca, degradado a secretario, y puso a Dante Sica, de una histórica buena relación con el sindicalismo, para analizar el tema. Se espera que antes del paro nacional del 25 de septiembre haya una cumbre para hablar de este y otros temas con referentes de la CGT y otras centrales (cuáles serán, dependerá de la estrategia del oficialismo respecto de la legitimidad que le quiera dar a las tres fracciones de la CTA).

 

Ejército de reserva

 

En “El capital”, Karl Marx introduce un concepto que a partir de la revolución industrial será varias veces discutido y que las grandes crisis de empleo han revitalizado. Se trata de la idea del desempleo como “gran ejército de reserva” del mercado laboral. La posibilidad de acceder a mano de obra desocupada que puja por ingresar a los escasos puestos de trabajo le permite al sistema, por un lado, pauperizar las condiciones de contratación, y sobre todo, disciplinar a quienes sí tienen empleo. El miedo a perderlo actúa como un fuerte condicionante a la hora de reclamar mejores condiciones.

 

Esto, que se vio con fuerza en los 90 en el país, cuando la flexibilización de los convenios se daba de la mano de la promesa de generar empleo, vuelve a ser un condicionante años después, y la destrucción progresiva de los puestos laborales ya se hace notar como una forma de contención de los reclamos.

 

“Cuando empiezan los despidos, los compañeros tienen miedo, y a veces es difícil salir a protestar. Por eso tenemos que regular las fuerzas para evitar situaciones complejas”. Así analiza el actual momento un dirigente del SUTNA, el gremio del neumático que acaba de firmar una de las paritarias más importantes del mercado, la más alta del sector industrial.

 

El gremio que dirige Alejandro Crespo firmó un aumento del 28 por ciento en cinco cuotas más una suma fija de 6 mil pesos, acuerdo sellado por los trabajadores del neumático que tendrá vigencia hasta junio del año próximo y que establece dos cláusulas de revisión. Pese a esto, dentro del propio gremio algunos sectores afirman que las revisiones estarán condicionadas por la presión de la desocupación. “La conducción del gremio tiene una actitud conciliadora con las empresas, y muchos no quieren arriesgar el trabajo por una lucha más dura. Esto hace que sea difícil pensar en una revisión rápida”, agregó el mismo dirigente, ante la consulta de Política del Sur.

 

Crespo es parte de la Lista Negra del SUTNA, una alianza entre el Partido Obrero y peronistas del gremio que desplazó en 2016 a Pedro Wasiejko de la conducción del sindicato y hoy enfrenta cuestionamientos del resto de las agrupaciones clasistas que forman la comisión directiva por su actitud ante la patronal.

 

Desde hace un tiempo que los despidos son motor de la conflictividad en el país. Según el último informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, “los reclamos originados en situaciones de crisis (despidos, deudas salariales, suspensiones y quiebras) fueron los más recurrentes a lo largo del segundo trimestre de 2018, seguidos por conflictos por demandas salariales”.

 

“En el sector público predominaron las demandas por situaciones de crisis (44 por ciento)”, en tanto que en el sector privado los reclamos por situaciones de crisis “explican la mayoría de las disputas, mientras que tan sólo se registraron 14 reclamos por incrementos salariales, lo que da cuenta de una fuerte retracción en este sentido, más aun cuando se trata de un trimestre en el que se renueva la mayoría de los acuerdos salariales”.

 

“Entre los conflictos por crisis se destaca la situación de la industria manufacturera, servicios de transporte y los medios de comunicación, que dan cuenta de más del 70 por ciento del total de los conflictos por situaciones de crisis”, concluyó el trabajo.

Política Del Sur
Redactor
Política del sur es un medio de comunicación radial, impreso y digital que trata temas políticos, gremiales y sociales de la tercera sección con la verdad como bandera. Más de 10 años de trayectoria avalan nuestro profesionalismo y conocimiento sobre la materia contando como nadie todo lo que ocurre en la zona sur. Por eso podemos decir que la nuestra es La verdad. Bien contada.

Comments

No comments found!

Leave a Comment

Your email address will not be published.